#484: The Holder of the Eight

Español: El Holder del Número Ocho

Los Siete han sido encerrados, ¿pero te atreves a conquistar al octavo y último Holder de este impío pacto al que tú mismo te has expuesto involuntariamente?

Claro que lo hiciste. Eres un Buscador, y tu necedad no conoce límites. Además, ahora que el Séptimo te ha dicho su secreto, no es fácil volver atrás. Así que puedo compartir mi relato contigo ahora. El cuento del Holder del número Ocho, y cómo obtener mi Objeto.

Tu viaje será largo, y brutal. No tengo piedad ni misericordia por seres de tu tipo. Te has sometido a esto, no esperes que sienta lástima por ti. Solo debes recordar una única cosa; Ocho. Mantén el número contigo en todo momento, pues dictará todo lo que harás en el camino, como a mí.

Ve a cualquier ciudad, en cualquier país que quieras, pero asegúrate que sea la octava ciudad fundada desde que la generación actual de habitantes del país se asentó allí. No te equivoques, pues no tengo control alguno sobre las fuerzas que están más allá de mi número, y devorarán tu alma si te diriges a la ciudad equivocada.

Una vez llegues, es imperativo que duermas en un motel o posada durante ocho noches antes de intentar buscarme. No te quedes en ese edificio durante el día; haz cualquier actividad que te plazca, quizás sea la última vez que vayas a disfrutar de un día en total libertad, siempre que no salgas de la ciudad, ni estés fuera del lugar de descanso para cuando el sol se haya puesto en el horizonte. Antes de ese minuto, debes estar en tu habitación. Espera a que anochezca, y ve a dormir.

Cada noche serás visitado por un sueño, una visión, una que estará entre la alucinación y la realidad. La primera noche, la visión será dominar. Me uniré a ti como un humilde compañero de habitación, y podremos charlar sobre cualquier cosa que quieras. Podrás preguntarme cualquier cosa, mientras no tenga relación con el número ocho. Podría darte una respuesta verdadera o falsa, no hay manera de saberlo.

El propósito de este ejercicio es simplemente para que puedas familiarizarte conmigo. Observa todo lo que haga, Buscador, pues no repetiré ninguna palabra o acción. Si fallas en memorizar todo lo que haga, ninguna cantidad de gritos ahogará el dolor. Voy a ser inusualmente optimista sobre mis respuestas y mi comportamiento, y debo pensar que estarás encantado de ver a un Holder tan alegre. No solemos ser de esta manera.

Para la segunda y tercera noches, los sueños no serán lo suficientemente complacientes para mantenerte sano. Mis mascotas estallarán desde cualquier espacio abierto y te despedazarán, escalarán a través de cualquier ventana e irrumpirán por cualquier puerta para llegar a ti. No estoy en libertad de discutir porqué te hago esto, solo debes saber que es mi voluntad que estés aquí de todos modos; sé agradecido de que no tengo nada peor para ti.

Las siguientes noches serán peores, oh, mucho peores. Mis hermanos caídos, los números vendrán ante mí, desearán su venganza y no podré controlar nada más allá que mi propio número. Cada uno tendrá su turno, algunos en la misma noche que otros, o en noches individuales. Baste decir que no podrás tomar ninguna acción que ponga fin a estos sueños, y es posible que no hagas nada que cause daño a los espíritus de mis hermanos.

A menos, por supuesto, que desees morir. Luego, por supuesto, sé mi invitado.

Para la octava noche sabré que eres frágil, entonces te visitaré de nuevo esa noche. Sin embargo, mi comportamiento no será tan carismático o amigable esta vez. Te armaré con la instrucción sobre cómo tener éxito en mi próxima tarea, y te informaré sobre lo que tendrás que enfrentar. Si no aceptas, cortaré tu cabeza desde tus hombros y terminaré tu patética existencia en el único acto de ‘piedad’ del que soy consciente.

Acepta, y te llevaré a una institución mental abandonada, a ocho cuadras desde donde residiste. En la oscuridad de la noche, verás que este edificio ha reemplazado a otros establecimientos que estaban situados previamente en esos lugares, y sabrás que todo lo que estaba dentro para cuando se llevó a cabo la transformación, está muerto, gracias a tu deseo de aceptar tal desafío. Endurece tu corazón ahora, Buscador, pues para el final de mi desafío espero arrancar tu corazón y empalarte en una pica. Te aborrezco a ti y a todos los que son como tú.

Desde entonces, mi aproximación no será tan práctica. No te visitaré, ni mis hermanos te atormentarán. Solo necesitas entrar a la institución y declarar hacia el aire vacío: “Deseo hablar con el Holder de los Ocho”. Si no ves ni oyes nada en respuesta, has fallado. Tírate al suelo y muere ahora, Buscador, pues será mejor que lo que vendrá.

Si eres digno, el salón a tu alrededor mutará y cambiará. En este lugar en ruinas se alzará un edificio de blancura inmaculada y misteriosa, un blanco no conocido por hombres en ningún estado imaginativo. Un escritorio solitario de madera negra relativamente normal se destacará en el centro del salón, con una criatura detrás escribiendo en una máquina de escribir como si todo fuera normal.

¿Conoces a todos esos trabajadores que con tanta ansiedad has despachado, engañado, hablado o de otro modo sacrificado en tu codicioso deseo por más Objetos? Esta es su forma verdadera, el ser detrás de todo. Cada alma que ha sido concedida a esta bestia ha permanecido dentro de sus tortuosas tripas por toda la eternidad. Reza para que no seas otra de esas almas.

Se levantará sin dirigirte una sola palabra, y te sentará en una silla que no habías visto antes. Ahora, el interrogatorio comenzará.

Si sobrevives los siguientes ocho meses con tu cordura intacta, estaré impresionado. La criatura te someterá a la conversación más retorcida que hayas oído en tu vida. Te acusará de cosas, torcerá tus palabras para hacerte confesar, entonces te reprenderá verbalmente por aquello que hayas sido falsamente acusado. Desdoblará tu mente, morderá tu alma, y te la escupirá de vuelta como si fueras la cosa más vil que haya probado. Y una vez lo haga, le creerás.

Pero si posees la fuerza mental y de alma para sobreponerte a esto, recordarás mi número. El Ocho resolverá todos los problemas y rompecabezas de la criatura, y cada vez que él te ataque increpe con un nuevo crimen, refútalo con el número Ocho. Será tu salvación.

Suena fácil, ¿no? Pero ten cuidado, Buscador, pues no lo será. El Ocho no será tan mágico para que lo uses, y espero sepas lo que estés haciendo cuando le lances mi número a la cara a la criatura. Sé inteligente en tus respuestas, oculta al Ocho por debajo de ellas, pues si no lo haces la criatura lo encontrará, y será fácil torcer incluso esa respuesta. No aprecio para nada que mi número sea tan desalmadamente abusado.

Si tu fe en ti mismo y el número Ocho permanecen al final de la conversación de ocho meses, la criatura te guiará hacia un corredor de habitaciones blancas similares a la primera, pero completamente vacías dentro. Habrán ocho, y si él te lleva a la octava, te ha considerado digno de seguir a la siguiente porción de mi desafío. Recuerda que los siguientes ocho días serán las últimas ocho de tus emociones y tu fe, salva en el Ocho. Si olvidas mi número, fallarás.

Durante ocho días serás sujeto a interminables cantidades de tortura; mental, física, aural, etérea, psicológica, espiritual. Bestias que no puedes comprender te arrancarán en pedazos el cuerpo y el alma, y luego lo reconstruirán para su propia diversión. Cada uno llevará una máscara vacía de los hermanos números, desde el uno al siete. En caso que olvides en algún momento que el Ocho es tu salvación y te arrojes a la misericordia de otro número, yo te convertiré en mi títere para el resto de los tiempos.

En el noveno día, serás liberado. No sabré o controlaré cómo pasará esto, pues está más allá del alcance de mi número, pero sin importar esto recuerda el Ocho. Te salvará, lo prometo.

Ahora entrarás a la última etapa de mi prueba. Serás dirigido de vuelta a tu lugar de descanso en la ciudad, pero un nuevo ocupante ha tomado tu lugar. Este es otro Buscador, que ha venido a clamar mi Objeto y mi número desde que aceptaste mi desafío. Si, es verdad; solo han pasado ocho días, y el resto del tiempo fue ilusorio. Endurécete, y hazte pasar por el Holder del Número Ocho para este nuevo Buscador.

Engáñalo. Retuerce el Ocho, dóblalo, conviértelo en lo que sea que quieras, pero asegúrate de que crea exactamente lo que le digas sobre el Ocho. Pues si él tiene éxito, tú habrás fallado. Recuerda, sin embargo, que le he dado las mismas instrucciones que a ti. Incluso después de todo el tormento emocional y físico por el que has pasado, debes engañarlo con éxito en el pensamiento que tú eres el Holder. Solo sé tan optimista como yo lo fui contigo. Si él descubre este estratagema, va a matarte.

Cuando termines de conversar con este nuevo Buscador, mátalo, como sea necesario. Su alma será entregada a la institución desde la que saliste, y él se encontrará siendo torturado inimaginablemente por toda la eternidad. Ahora tienes su inocencia en tu consciencia, pero permanece fiel al Ocho. Mientras más lo entiendas, mejor entenderás la necesidad de tus acciones, y estarás más en paz.

Duerme una última noche en el hotel, y sueña lo que quieras. Creo que tus sueños estarán mucho menos controlables que antes, y relacionados a un único tema en particular, como siempre. Cuando despiertes, habrá una Bola 8 de plástico en la cama a un lado.

La Bola 8 es mi regalo por conseguir lo que ningún otro Buscador ha conseguido antes. No tiene poderes especiales; no te dará siempre la verdad, o responderá a las preguntas que hagas. Tampoco controlarás las mentes de otros. Es una Bola 8 ordinaria, excepto que es un Objeto, y servirá como tu único recordatorio sobre el Ocho sobre el cual ahora posees entendimiento. Mi entendimiento.

Usa el Ocho para lo que quieras desde ahora. Manipula la física a tu voluntad, persuade a quien quieras, mientras respecte al número Ocho. La Bola 8 te recordará lo que has aprendido recientemente, pues es el Objeto 484 de 538. Creo que la maestría sobre mi número te será más útil de lo que piensas.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: