#471: The Holder of Schism

Español: El Holder del Cisma

La palabra cisma se deriva del griego σχισμα, schisma, significando división o separación (de σχιζο, schizo), haciendo alusión a discordia o desavenencia entre los individuos de una misma comunidad.

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de reinserción social a donde puedas ir por ti mismo. Cuando llegues al escritorio principal, pregunta por visitar a quien se hace llamar The Holder of the Schism. Una mirada de conflicto interno, como si se debatiera entre decisiones cruzará el semblante del trabajador. No durará mucho, pestañea y lo perderás. El trabajador te dirá que retrocedas algunos pasos mientras se aproxima. Debajo donde pisabas habrá una trampilla que no estuvo ahí antes. La puerta se abrirá, y verás la densa negrura del vacío ahí dentro. Si levantas la mirada, verás que el trabajador se ha desvanecido, y todo el lugar estará vacío de gente. No dejes que esto te distraiga, y baja por las escaleras hacia la oscuridad.

Mientras desciendes, notarás que la oscuridad parece iluminarse de forma innatural. Llegarás abajo, un suelo de piedra cubierto en piedrecillas de escombros y leve humedad. Si miras a tu alrededor, te darás cuenta que no hay fuentes de luz. Ni ampolletas, ni antorchas ni velas. Tampoco habrán ventanas, solo muros de piedra que reflejarán la textura del suelo. En el centro de la cueva verás un antiguo pedestal de piedra con un pomo sobre ella. Ya no estará la escalera por la que bajaste, ahora habrá una puerta de acero incrustada en la pared detrás. La puerta no tendrá ninguna característica discernible. Solo un tinte bronce por los años de oxidación y un pequeño agujero donde debería estar el pomo. Si te volteas, verás que del otro lado hay una puerta exactamente igual. Similar en características, completamente desprovista de cualidades destacables y hecha de acero con un pequeño agujero. La diferencia es que esta puerta estará tintada de un azul tenue.

Cuando levantes el pomo del pedestal, te sentirás lleno de una sensación extraña y abrumadora, que te dice qué puerta debes escoger. Aunque no lo sepas, el pomo le ha dicho a tu mente lo que hay detrás de cada puerta, y serán muchas variables las que determinarán a cuál puerta te sentirás más convencido a entrar. Tendrás que escoger una, ubicar el pomo en el agujero y entrar. Si era la puerta correcta, ésta desaparecerá detrás de ti, dejándote solo en un pasillo de piedra oscurecido. No existen palabras para describir los horrores descomunales que yacen tras la otra puerta, y cada segundo que dediques a pensar, te verás más y más indeciso, al punto que tu propia mente se dividirá en dos y tratará de convencer a tu cuerpo por su cuenta a las dos opciones. Si eres afortunado, perderás la cordura antes de poder vislumbrar a cada lado de tu cuerpo pelearse salvajemente por el resto de la eternidad, una mitad intentando desprenderse constantemente de la otra, y cada extremidad desgarrando y golpeando a ciegas a su hermana incluso después que la decadencia haya deshecho tu carne y tus huesos no sean más que polvo.

Si logras controlar tus impulsos y dar con la puerta adecuada, sigue por el camino. Podrías no ser capaz de ver más allá de unos centímetros de distancia, pero quizá sea para mejor, pues no hay nada que te concierna a la vista en este lugar. Continúa, y pronto oirás un sonido zumbante a la distancia. Pronto, el camino comenzará a iluminarse de forma similar al pasillo anterior, y podrás ver claramente que ya no hay muros a la vista, solo oscuridad. En el centro del claro verás una figura encapuchada. El zumbido se hará más y más fuerte mientras te acerques, y pronto podrás ver que la figura está parcialmente en moscas. Poco de él es visible, pero sus manos y rostro estarán expuestos hacia ti. Su rostro estará parcialmente destrozado y podrido, dividiéndose a la mitad de forma horizontal. La mitad superior, en cambio, será tan perfecta que no parecerá real. Sus manos también reflejarán esta dualidad; la derecha resquebrajada y decayendo, la izquierda, aún prístina y saludable.

Pregúntale: ¿Qué podría dividirlos?, ya que es a lo único que responderá.

Abrirá su boca a medio descomponer lentamente, dejando escapar una pequeña nube de polvo. Comenzará a contarte una historia sobre un conflicto. Uno sobre los tiempos antiguos, sobre las decisiones más difíciles que pudieron haberse tomado. Hablará acerca de las elecciones más dificultosas que se han hecho en este mundo o en cualquier otro, y para cada una te contará lo que pudo haber resultado de la decisión que no fue escogida. Cada uno de esos resultados no escogidos serán de gran determinación y promesa, cosas que traerían la mejor de las consecuencias. Lentamente, la conversación desviará a temas más relacionados contigo y con tu decisión sobre esta búsqueda. Te sentirás abrumado en el arrepentimiento y la nostalgia, y nuevamente, tu mente estará peleándose consigo misma, perdiendo lentamente la capacidad de mantenerte estoico. Cuando termine, el Holder te hará un ofrecimiento, que podría significar la única oportunidad real de cambiar una decisión, decisión que solo te ha arrastrado a una vorágine infinita de terror y condenación. Sus manos se estirarán hacia ti, y su estado reflejará las dos opciones que puedes tomar:

Si tomas su mano izquierda, el Holder te transportará unas horas antes de haber comenzado tu búsqueda, en el momento en el que conociste a los Holders y la naturaleza de los Objetos. Tu mente será purgada de todo recuerdo, tu alma desvinculada de todo Objeto que hayas poseído, de todo castigo o destino aceptado directa o indirectamente al decidir emprender tu viaje. Todos los Objetos que hayas obtenido regresarán a sus Holders originales, y serás completamente libre de olvidarte de todo este asunto y dirigir tu vida en otro sentido. Sin embargo, este proceso implicará “deshacer” muchos cambios en el tejido del espacio y el tiempo, y al no haber ido por ciertos Objetos, otros Buscadores podrían tenerlos ahora. La realidad cambiará brutalmente, y mientras más Objetos hayas obtenido y más tiempo haya pasado desde el principio, más inestable se volverá el futuro. Tomando esta decisión, posiblemente estés limpio de toda contaminación, pero podrías estar acelerando Su reunión indirectamente y no podrás hacer nada para detenerlo. Todos los Buscadores que han escogido esto han retorcido el futuro hasta convertirlo en un horizonte deforme e incierto, cada uno ha colaborado en hacer del momento en que Ellos se junten una imposibilidad caótica más y más demencial, y aunque tú puedas no estar ahí para vislumbrarlo, otros sí lo verán, y tú tendrás la culpa de su indecible sufrimiento.

Por otro lado, si tomas su mano derecha, él te dará un cinturón de cuero fino, con una hebilla de oro. En ella, hay una figura de la diosa griega Eris soteniendo una manzana, y no importa cuál sea tu talla, siempre te quedará perfectamente ajustado. El Holder dará un paso atrás, y se desvanecerá. Sentirás otra vez el zumbido, acercándose a ti y devorándote centímetro a centímetro. Ignora el dolor, pues solo durará un momento.

Despertarás en tu cama, en el lugar que llamas hogar, con pequeñas marcas de mordeduras en el cuerpo. Será mediodía, y en tu mano derecha estará el cinturón con la hebilla brillando ante la luz del sol. Mientras lo lleves puesto, podrás conocer, ante cualquier discordia, todos los antecedentes de cada decisión antes de tomarla. Sin embargo, te volverás extremadamente indeciso incluso ante la más inverosímil de las posibilidades, cuando no lo lleves contigo.

El cinturón es el Objeto 471 de 538. Todos los caminos conducen a Su inevitable reunión.

3 comentarios to “#471: The Holder of Schism”

  1. Anónimo Says:

    Ja me ha gustado mucho pero que fallo lo de las manos

  2. eduardo Says:

    dice que toma primero la izquierda, y luego dice “por otro lado si toma la mano izquierda” o sea lo repite dos veces ems solo eso

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: