#461: The Holder of Essence

Español: El Holder de la Esencia

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier monasterio o templo al cual puedas llegar. Dentro, deberías encontrar a un monje encorvado y rezando. No lo interrumpas, hacerlo sería una estupidez. Cuando se levante, pregúntale si puedes ver a The Holder of Essence. Parpadeará varias veces, y lentamente asentirá con la cabeza.

El monje te mostrará una trampilla cerca del altar en el centro. La abrirá lentamente, y regresará a su posición, cuando lo viste al principio. Sólo cuando comience a rezar, podrás comenzar a descender por las escaleras. Una vez tu cabeza esté bajo el nivel del suelo, la trampilla se cerrará. Dentro, todo es oscuridad.

Cuidadosamente, ve bajando las escaleras. Caer aquí podría significar mucho más que un viaje interrumpido. Mientras desciendes, sentirás que el aire a tu alrededor se vuelve más y más húmedo. Espectros horripilantes de cada tipo se retorcerán entre la oscuridad e intentarán hacerte perder el equilibrio. Voces chillonas aglutinarán tus sentidos.

Mientras más estudies estas visiones, más sólidas se volverán. Serás capaz de reconocerlas. Son tus recuerdos, Ellos son tu voz. Son tu pasado, presente y futuro. Cuando te acerques al fondo, te darás cuenta que Ellas son Tú. Tú eres las manos que intentan hacerte caer de la escalera. Esos rostros gruñones son los tuyos. Detente ahora, y no apartes la vista. Los espectros se materializarán, fusionándose en uno, sosteniendo el otro lado de la escalera.

Mira ese rostro entremezclado que es el tuyo, y pregúntale: ¿Qué yace en el centro de Su ser?

Dejará de intentar hacerte caer. Tan pronto como lo haga, permite que tu cuerpo caiga. La humedad, que cada vez se hace más prominente debería culminar en una piscina en el fondo de la escalera. Usa el impulso generado por tu cuerpo para hundirte tan profundo como tus pulmones lo permitan. Quedarte en la superficie es invitar al guardián a unirte a él, donde te rodeará, juntando tus dos mitades, y en consecuencia, cancelándote de la existencia sin estar ello exento de un sufrimiento milenario.

Si eres capaz de nadar lo suficiente, tus dedos tocarán una jarra de vidrio que descansa sobre la arena. Agárrala con toda tu fuerza. Te sostendrá bajo el agua. No la dejes ir, no regreses por aire. Aunque pierdas la consciencia, perder su control es perder tu vida. Cuando despiertes, estarás de vuelta en el monasterio, goteando sangre roja oscura. La jarra en tus manos estará limpia.

Esta jarra vacía, y es el Objeto 461 de 538. No la abras, y reza pr que nunca se rompa, pues dentro yace la misma esencia de tu alma. Mientras la sostengas, tu alma estará protegida de ser manipulada por tus enemigos. Pero no cuentes con ello.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: