#443: The Holder of Ambivalence

Español: El Holder de la Ambivalencia

Fui un hombre una vez. Pero me volví un Holder.

El Holder de la Ambivalencia.

Esta no es mi historia, de hecho. En todo caso, es la tuya.

Así que te deseo suerte con tu esfuerzo. Traté de no cometer un error, después de todo, yo soy el producto de uno.

Más allá del Objeto, buscas las reglas. Ni siquiera yo estoy por encima de ellas. Se podría decir que aún estoy obligado por éstas – sin embargo, como ya has aprendido, nada es seguro. Podrás burlarte, pero es lo único que me atrevo a comentar. Ellos existen por una razón. Razones que no podemos – y no deberíamos intentar – entender.

Quizás debería comenzar, conoces esto bien, por ahora. Imagino: “En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución mental o centro de reinserción social a donde puedas llegar…” – la frase que te lleva a donde estoy. Comienza la búsqueda. Camina al escritorio principal y sin emociones, pregunta por visitar a quien se hace llamar The Holder of Ambivalence. Si este es el lugar correcto, ocurrirá uno de estos tres eventos.

El primero, el más probable, será una respuesta cálida y acogedora: “Absolutamente”. Arranca de este edificio, si es que las puertas ya no estarán cerradas. Mi recomendación personal es que busques un cuchillo en primer lugar, pero ponerle tu toque personal no será un problema. Suicídate rápido. Contrariamente a lo que muchos piensan, la muerte puede ser agradable en comparación con la eternidad, y yo soy el perfecto ser al cual puedes preguntar.

El segundo, mi favorito. La furia arderá de la boca del recepcionista. “¡Nunca lo entenderás!” Me veo inclinado a estar de acuerdo, así que hazle a este “hombre” un favor y cierra los ojos. Será mejor así. Incluso podría ocurrir un poco más rápido.

El tercero podría confundirte, pero acéptalo. Sólo asentirá. Felicitaciones, has sido considerado digno. Una victoria vacía, como un Buscador, sabrás que nunca terminará.

Mientras sigues al hombre, mantén tu distancia. Aproximadamente diez pasos, ni más, ni menos.

Quédate atrás, y estarás perdido en los límites infinitos de estos pasillos, siempre destinado a pasearlos por toda la eternidad, cayendo en la locura al ver al edificio en su forma verdadera. Aunque debo añadir que yo personalmente estoy orgulloso del diseño, supongo que para alguien como tú es irrelevante.

Demasiado cerca, y todo lo que puedo decir es que cuando se de la vuelta, hazlo también. Date el tiempo justo para inundar tu mente con un grato recuerdo. Disfruto de las playas, como diría yo.

Eventualmente, los pasillos se harán bastante ruidosos, casi arcaicos. Bajo ninguna circunstancia mires en las habitaciones, son mías, después de todo. No querrás ver lo que yo he visto.

El hombre, a este punto, se habrá ido. Ve más lejos, y abruptamente, verás el fin del pasillo, con el borde pareciendo caer en el espacio. Me gusta el buen toque. Ve y lánzate. Tienes mi palabra de que, al menos acá, estarás bien.

Bienvenido seas a mi “mundo”; Yo a menudo cambio la apariencia, por lo que ese nombre, como verás, no siempre encaja perfectamente. El tiempo fluye diferente acá, así que te imploro que te muevas rápido. Un momento aquí podría ser siglos ahí fuera. Aún no sé cuánto tiempo ha pasado. Sólo me canso de querer quedarme aquí.

Hay un pequeño número de gente acá. Los que una vez fueron Buscadores. Ellos ahora están completamente separados de la realidad. No los culpo, pues hice lo que mejor podía para darles una existencia plena. De cualquier forma, ignóralos.

Rápidamente búscame. Seré la primera persona en hacer contacto visual contigo. No te olvides de saludarme.

Mira fijamente a mis ojos y dime lo que ves. La historia completa de mi vida, cómo he llegado a ser lo que soy, fluirá a través de ellos. Hay un inconveniente, aunque estoy seguro de que lo notarás, es que los dos ojos, mientras proyectan la misma historia, la muestran desde un ángulo diferente. Esas dos historias inspirarán sensaciones mixtas en ti. Combínalas, y tendrás mi historia. Cuando estés listo, te haré una pregunta muy simple: ¿Qué clase de hombre era yo?

La respuesta es algo que tendrás que decidir. Algunos responden inmediatamente, y otros se toman su tiempo. No me importa eso, sólo me concierne si es “correcta”. Nadie ha encontrado la respuesta exacta, pero permanezco esperanzado.

Si te equivocas, entonces no puedo dejar que te vayas. Por ahora, este es un resultado agradable en el peor de los casos… pero mi cordura puede deteriorarse en el tiempo. Tal vez el proceso ya ha comenzado… Me disculparé ahora.

Te daré el Objeto que buscas, uno que yo una vez vi: un vial de lágrimas. ¿Serán lágrimas de tristeza? ¿Serán de alegría? Tú decidirás. Mi memoria no es lo que solía ser, pero hay algo especial en esas lágrimas. Yo no puedo recordarlo.

Te desvanecerás de mi mundo, y reaparecerás en un lugar seguro, con ilusión.

Buena suerte.

—–

[La nota original termina aquí. Más, con una escritura distinta, se apresuró por escribirlo en la parte inferior]

—–

No tengo mucho tiempo – suficiente para sacar esto, es de esperar. Cometí un error. ¡Maldición! creo que él cometió un error. Debería haberme quedado. Podría haber sido agradable.

Perdí. Mentalmente preparado para lo peor, pero… ocurrió algo distinto.

Ambivalencia me dejó ir.

Dijo que estaba cansado de tan pocas personas que lo visitan. Cansado de esperar siglos entre visitantes que espera en su pequeño mundo solitario. Así que ha dicho que me hará un “favor”. Escribió esta guía apara que podamos encontrarlo. Ambivalencia fue siempre un rumor, y aquellos que creyeron que era real sabían que era peligroso, así que lo evitaban la mayoría de las veces. Los pocos pobres curiosos, como yo, que pensamos que quedaríamos atrapados de todos modos. Un Holder extraño, por un momento él parecía ser aún humano.

De todos modos, lo que no me dijo es que él rompió las reglas. No lo sé a ciencia cierta, tal vez esto es sólo una parte de ellas. Una cosa es cierta, sin embargo: Ahora están tras de mí. No en la forma típica en que hemos aprendido a tratar. Toda la caballería está en marcha y están enojados. Cuando alguien lea esto, me habré ido. Muerto, con suerte, pero sé mejor que nadie que no es así. No sé lo que van a hacer con él. Espero que haya pensado que valía la pena.

Estoy atrincherado en este momento, a punto de escanearlo y subirlo. Los oigo venir. Si me las arreglo para conseguirlo, al menos hice algo que valdrá la pena. Sólo tiene que escribir una última parte, sabes lo que va a ser.

Le deseo suerte, yo ni siquiera tengo el maldito vial.

Ese vial es el Objeto 443 de 538. Fuiste una vez un hombre, pero ahora eres un Buscador.

Una respuesta to “#443: The Holder of Ambivalence”

  1. Q reglas ??????

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: