#430: The Holder of The Dirge

Español: El Holder del Canto Fúnebre

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier cine a donde puedas entrar. Dile al vendedor de entradas que deseas ver la película “Cielo Esmeralda”. Él te mirará con ojos aterrorizados cuyos lagrimales exudarán lágrimas. Un sólo boleto saldrá de su stand, completamente en blanco, excepto por el número 430 impreso en él.

Ve hacia la entrada y dirígete a la sala de la derecha. A medida que pasas por las salas de proyección, verás muchas portadas promocionando películas de otro mundo, las cuales prometen la proyección de sensaciones sinestésicas de placer absoluto, calma y relajos inalcanzables de otra forma. No entres en ninguna de esas salas. Cuando llegues al final, estarás frente a una cuerda de terciopelo rojo, pasa cuidadosamente debajo de ella y sigue adelante.

Una melodía alegre y brillante comenzará a resonar por todo el pasillo. A cada lado los números seguirán subiendo, pero no trates de abrir cualquiera de las puertas. Si lo haces, cosas indecibles fluirán a devorar tu alma, que no pueden ser mencionadas aquí.

Mientras sigues caminando, busca el número 215. Espera a que se despliegue una alfombra roja, dándote a saber que eres un invitado de honor. Si no pasa nada, corre tan rápido a la salida si no quieres ser atrapado dentro de filmes tan horrendos que ni siquiera pudiste imaginar que existían. A menos que seas un atleta olímpico, la posibilidad de escapar es casi nula. Al final de todo el pasillo, verás la última sala, con el número 430. Entra allí.

La sala será tan grande como opulenta. Oro y cristal cuelgan del techo, y los mármoles agradecerán a tus pies. Siéntate en la fila del frente, a dos asientos de la salida y espera. La película comenzará, con un cielo despejado, flores primaverales y colinas pastosas sobre la pantalla. Frente a la línea de árboles aparecerá una mujer. Ella empezará a cantar una melodía melancólica y disminuida. De repente, el sol será tragado por la negrura, los árboles se marchitarán y morirán, y la hierba brotará con malas hierbas. La tierra se quemará y rasgará, el cielo romperá en truenos y relámpagos, y luego muy lentamente la mujer se volverá a mirarte.

Se acercará más y más a la pantalla, y finalmente saldrá. Desde una pantalla plana en el escenario, emergerá, cubierta sólo con un vestido brillante. Lentamente caminará hacia ti, y te permitirá sólo una pregunta: ¿Por qué cantan esas canciones lúgubres?

Ella entonces te contará una historia sobre todas las cosas malas una vez hechas, cada plan que terminó en nada, cada esposo celoso, esposa infiel, hijo mentiroso, o hija aproblemada. Te contará de cada mala acción en horrible detalle. Probablemente tu mente ceda ante la maldad del mundo real, despedazándose en pequeños zarcillos que ennegrecerán tu alma al punto de condenarte a una no-vida negra, vacía, ausente en todo espacio. Si logras sobrevivir, ella tomará tu boleto y lo partirá por la mitad, entregándote uno de los trozos. Tómalo y abandona el cine.

Con este trozo de boleto, podrás acceder a cualquier manifestación artística libremente, pero cada vez que lo hagas, verás que el arte parece proyectar cada vez más notoriamente aquellas palabras que la mujer te dijo una vez.

El trozo del boleto es el Objeto 430 de 538. ¿Quién cantará tu canción fúnebre cuando el fin llegue?

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: