#419: The Holder of Recursion

Español: El Holder de la Recursividad

La recursividad es el proceso de repetición de los elementos de una manera auto-similar. Por ejemplo, cuando las superficies de dos espejos son exactamente paralelas entre sí las imágenes anidadas que se producen son una forma de recursividad infinita. El término tiene diversos significados específicos de una variedad de disciplinas que van desde la lingüística a la lógica. La aplicación más común de la recursividad es en las matemáticas y la informática, en la que se refiere a un método de definición de funciones en las que se aplica la función que se está definiendo en su propia definición. Un ejemplo de esto es la sucesión de Fibonacci, en la cual el n-ésimo término se obtiene al sumar los dos términos anteriores.

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier colegio, universidad o institución educativa a donde puedas tener relativo libre acceso. Encuentra una sala que esté vacía, donde hayan escritos cualquier clase de elementos matemáticos. Entre y escribe en la pizarra: “Deseo hablar con The Holder of Recursion. Entonces vete y regresa a esa misma sala al otro día.

Al regresar, verás que tu mensaje se ha ido, siendo reemplazado por una ecuación no tan difícil. Un nivel intermedio de álgebra debería poder permitirte resolverla. Una vez lo hagas, escribe tu respuesta en la pizarra. Ésta se hará pedazos y podrás pasar a través de ella. Da un paso dentro y entrarás al reino del Holder.

Te encontrarás en una gran sala de conferencias, completamente vacía, salvo por un hombre calvo, de mediana edad en una bata de laboratorio blanca de pie en el podio. Acércate a él y dile: “He venido por la primera pieza de mi destino”. Él tomará una caja y sacará una maraña incomprensible de cachivaches aleatorios. Cuando tomes estos elementos, serás transportado al salón de clases, momento en el que serás libre de irte.

Que sepas que lo que te han dado no es el Objeto que buscas. Sin embargo, te ayudarán a obtenerlo. Verás, aunque se vean como un montón de cosas sin valor, los elementos que te han dado pueden ser colocados de tal forma que formarán un objeto coherente. Te podrá tomar mucho tiempo intentar colocarlas en orden, quizás el tiempo de vida restante que posees no sea suficiente para lograrlo. De más está decir que si no lo resuelves antes de tu muerte, tu alma será transportada a una dimensión mucho peor que todos los círculos del infierno juntos, donde las encarnaciones de lo malevolente corromperán tus restos y te obligarán a hacerlo con las almas de tus seres amados, convirtiéndolos en tus torturadores personales para el resto de la eternidad.

Si por un milagro, logras rearmar el puzzle, regresa a la sala del inicio. Encontrarás otra ecuación, también fácil. Escribe su solución en el muro y llegarás al salón de conferencias una vez más. Dale al profesor tu objeto completado; él lo pondrá en su caja y sacará otra pila de objetos aleatorios.

Repetirás esto sin fin: recibirás una pila de elementos sin sentido, deberás ponerlos en orden, regresar a la sala de clases, resolver otra ecuación, entregar tu objeto unido al profesor y recibir otro montón de cosas para comenzar de nuevo. Eventualmente, antes de comenzar a volverte loco, algo cambiará. Un día, cuando regreses a la sala de siempre, encontrarás que ahora hay una ecuación mil veces más compleja de las que hayas visto. La sola magnitud de esta nueva ecuación podría destruir tu mente, pero para el Buscador perceptivo, notarás que sin importar lo intrincada que sea, es actualmente las ecuaciones anteriores unidas una a la otra. Si puedes recordar sus soluciones, será simplemente cosa de reemplazar las soluciones para encontrar la solución final. Cuando el portal se abra, regresa al salón de conferencias pero no regreses el objeto de vuelta al profesor, ya que si lo haces, se lo llevará dándote nada de regreso, haciendo todo este proceso agobiante una pérdida de tiempo. En su lugar, dile: He reunido las piezas. Ahora tengo que construir mi destino.

El profesor tomará la caja y sacará todos los puzzles que has resuelto. Ahora deberás tomar estos objetos y reconstruirlos juntos en un solo objeto final. Así como con la ecuación, si sabes cómo funcionan las piezas más pequeñas, no debería llevarte mucho tiempo reunirlos todos, pero que sepas que no podrás salir de la sala de conferencias hasta que se complete esta tarea.

Una vez termines, muestra el resultado al profesor. Si incluso una pieza no está puesta completamente, el objeto explotará violentamente, volándote con las metrallas. Si todo está en orden, por otro lado, el objeto terminado brillará inmaculadamente. Aparecerás de vuelta en la sala de clases. Ve al escritorio del profesor y encontrarás una pieza de rompecabezas. Desde esta pieza sola, serás capaz de entender que la imagen completa no fue hecha para ojos humanos.

La pieza de rompecabezas es el Objeto 419 de 538. Una vez tengas todas las piezas, dependerá de ti armarlas en un todo.

3 comentarios to “#419: The Holder of Recursion”

  1. Este es para un escojido o el escojido. Porq dudo q un buscador normal lo logre

  2. Anónimo Says:

    esta dificil :c

  3. Perkalam Says:

    Este holder es el mas dificil de todos D:

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: