#418: The Holder of Restlessness

Español: El Holder de la Inquietud

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental u hospital a donde puedas llegar. Acércate al escritorio principal y pregunta a la persona que esté allí si sabe dónde puedes encontrar a The Holder of Restlessness. Te mirará de forma aturdida a tu rostro, inspeccionándote, si no has llevado el Objeto 96: La Almohada del Descanso se negará, diciéndote que está muy cansado. No lo presiones, está de tu lado y lo hace por tu bien. Ahora, si llevas la almohada, se pondrá de pie, como si estuviera angustiado, y te llevará a un ascensor con botones etiquetando treinta pisos, aunque el edificio no tenga esa altura

Cada vez que él salga del ascensor, debes seguirlo, pero no te sorprendas si al entrar en el piso, ya no es un piso. Este reino descansa más allá de cualquiera que haya viajado en él, la mayoría cree que existe y se alimenta de su propia imaginación; algunos han visto un desierto, algunos el fondo del océano, otros dicen que es una ciudad carente de todo lo vivo, y todavía algunos han dicho que toma la forma de las dimensiones más profundas del infierno. Este es el sueño, y nada acá podrá herirte físicamente, pero con toda facilidad podrán desgarrar tu mente. Te tentará mientras el asistente te guía a través de las diferentes plantas, te hará saber las cosas que deseas, tus deseos carnales, tus pasiones más profundas. No seas tentado a fusionarte en el sueño, si lo haces, perderás tu camino y el sueño se romperá, retorciéndose en tus más extrañas pesadillas, más terribles que las que hayas tenido antes. Trece veces, en trece mundos, debes caminar, pero hay que seguir al asistente, de lo contrario te perderás en el sueño lánguido para el resto de la eternidad.

Cuando llegues al piso 14, el asistente te dirá que no puede entrar allí, por lo que deberás seguir solo. Tan pronto salgas del ascensor, se desvanecerá. Todas las cuentas de este lugar afirman que estarás de pie en medio de un hospital de la iglesia. Lejos delante de ti estará sentada una figura encorvada y encapuchada. Camina hacia ella. Con cada paso, olas de cansancio te inundarán, como si hubieras viajado cientos de kilómetros. Habrán camas en ambos lados, algunas ocupadas por personas que dan vueltas, atados a cuerdas. Sus ojos forzados a estar abiertos con máquinas extrañas, y cubiertos de hórridas heridas, quemaduras, forúnculos y hemorragias. Ocasionalmente, habrá alguna vacía, que parece invitarte a terminar con tu agotamiento. No lo hagas, descansar aquí te atrapará en el sueño, y te convertirás en otro de los hombres que viste, torturado por toda la existencia, incapaz de descansar otra vez.

Cuando llegues a la figura, ella te señalará a través de la mesa a una silla vacía. Siéntate. En este punto, si no hubieras tenido la Almohada del Descanso, te habrías quedado dormido, y caído presa del sueño. Y sería una pesadilla mucho más terrible que el mundo del sueño lánguido que ya ha pasado, tu propia imaginación conjurará tus miedos más oscuros y se aprovechará de ti para la totalidad de la existencia.

La figura te mirará, y se quitará su capucha y una capa de vendas andrajosas. Será una versión antigua de ti, pero será confusa. Esto es un indicador de cuánto tiene el sueño sobre ti. No temas. Si temes al sueño, le darás poder. Tu versión antigua rejuvenecerá, hasta que se vea como si te miraras a un espejo. Al ser una persona de edad, hablará contigo por lo que ya has hecho, y de las cosas que vas a hacer. Hablará de verdades terribles sobre ti, cosas que ni tú sabes y no quieres oír. Esta es otra forma del sueño. No cubras tus oídos, o intentes negar lo que oyes. Deberás interrumpir, gritando si es necesario, preguntando: ¿Cómo van a ser puestos a descansar?

Él recontará la historia de los Objetos que se han perdido, su violento y sangriento pasado. Cómo fueron formados y torcidos. Será horrible de oír, y el estado onírico evocará imágenes mentales vívidas. Parecerá una edad que pasa por cada palabra que habla, y todo el tiempo te sentirás cada vez más somnoliento donde estás sentado. Eventualmente se detendrá, y dirá: “Te ves cansado. Aquí”. Entonces sacará una taza de estaño de uno de los estantes, y derramará un líquido oscuro de una tetera. Bébelo. Te sentirás revitalizado. Libre del peso del sueño. La próxima vez que parpadees, te encontrarás en las escaleras donde has entrado. Estarás sosteniendo la taza.

La taza de estaño es el Objeto 418 de 538. Nunca podrás desviarte del camino en el que estás ahora; ya sea recto como una flecha, o serpenteante como un río, Ellos te encontrarán.

Una respuesta to “#418: The Holder of Restlessness”

  1. Anónimo Says:

    Muy bueno, yo pense que estaban perdiendo caliadd, pero esta me gusto.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: