#384: The Holder of What Never Was

Español: El Holder de Lo Que Nunca Fue

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier hospital o clínica grande a donde se te permita la entrada sin problemas. Pregunta a la primera persona que te ofrezca ayuda por The Holder of What Never Was. Su comportamiento calmado desaparecerá, y apuntará a una puerta que no estuvo allí antes, que podría estar situada en medio de un pasillo vacío, o dirigiéndose al suelo. Mientras examinas la puerta, la persona con la que hablaste se irá.

Entrar por esa puerta causará que sientas una inmensa amalgama de emociones. Culpa, pena, y remordimiento inundarán tu mente. El alivio y el éxito llegarán después. No sabrás qué sentir, pero no dejes que esto te retrase. Nada de lo que sientas importará mientras no dejes de caminar. No sentirás que lo haces. No podrás ver nada más que tu propio cuerpo; rodeándote no hay nada que parezca un pasillo terrenal, sino un vacío que no está ni iluminado ni ensombrecido. Lejos a la distancia verás una figura moviéndose lentamente hacia atrás y adelante en una mecedora gastada. Se trata de un hombre barbudo, vestido con jeans y una camiseta blanca.

Mientras silenciosamente te acercas, una voz como la de un hombre anciano se hará audible. Se ríe, recordando cosas que no tendrán sentido para ti. No reflexiones ni preguntes sobre lo que habla. El hombre sólo te mirará y asentirá cuando intentes comunicarte con él. Él se reirá y se encogerá de hombros. Es casi reconfortante.

Sólo hablará coherentemente si le haces la siguiente pregunta: ¿Cómo se convirtieron?

El anciano dejará de moverse y te mirará a los ojos. Mantén la mirada o nunca abandonarás este lugar.

“¿Puedes sentirlo? Seguramente lo habrás sentido antes. ¿El arrepentimiento? ¿Las decisiones? ¿No saber lo que pudo haber sido?”

Él se reirá, y suspirará. Entonces sacará de su bolsillo un frasco aparentemente vacío.

“Se trata del suspiro colectivo del mundo … el reflejo de lo que es en la ficción, en la memoria falsa”.

Él se hundirá de nuevo en su silla y suspirará otra vez.

“¿Te acuerdas? ¿Lo rememoraste? No puedes. Ya lo sabes y no lo sabrás. Aquello nunca fue, es, ni será”.

Se reirá, agitando su cabeza, con calma meciéndose en la silla. Traerá una sonrisa a tu rostro.

Despertarás en el hospital, sobre una cama fría. A tu izquierda verás el frasco con su líquido, junto a una nota en un papel. En ella, aparecerá la pregunta: “¿Qué hubiera ocurrido si nunca hubieras conocido los Objetos?” junto con algunas imágenes de aquello que habrías sido si nunca hubieras emprendido tu búsqueda. Cada vez que mires una fotografía, ésta se desvanecerá, pues nunca existió. La amalgama de sensaciones regresará a ti. Trata de aprender a sobrellevarla.

El líquido del frasco, el Suspiro Colectivo del Mundo, es el Objeto 384 de 538. Nunca debieron haber existido.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: