#357: The Holder of Anguish

Español: El Holder de la Angustia

Para esta búsqueda, necesitarás ir hacia una prisión, pero en este caso no servirá cualquier país. Debe ser una nación en la que esté permitida la pena de muerte. En esa prisión, deberás dirigirte al bloque donde se encierran a los condenados a pena capital, buscar al encargado del bloque y preguntarle por ver a un prisionero llamado The Holder of Anguish. Si el encargado responde con un rostro de resignación y replica que ya fue ejecutado, vete tan rápido como puedas, pues el espíritu del Holder no ha sido agradado de tu parte por haber llegado tarde. Por otro lado, si mira su porta-papeles y asiente con la cabeza, síguelo.

Te llevará por un corredor cuyas celdas se alinean a los lados. Si observas cada celda, notarás que mientras más te acercas al lugar donde está el Holder, los prisioneros se vuelven más trastornados, comenzando con el típico atracador en la boca del pasillo, pasando por mutiladores y torturadores sádicos hasta criminales heréticos al final. Ellos te mirarán cuidadosamente, y si cada uno se acerca a los barrotes y los golpean al unísono, entonces ruega que tu muerte sea rápida. Procura mantenerte enfocado en tu búsqueda y los prisioneros permanecerán quietos.

Cuando llegues al final del pasillo, el guardia te dirá que tu visita sea rápida, pues la ejecución del prisionero está programada muy pronto. Responde sólo con: “Seré rápido en mis asuntos” y la puerta se abrirá. No se sugiere que uses otra forma para mostrar estar de acuerdo, pues siempre hay una celda vacía dispuesta a llenarse.

Estarás en una habitación apagada, con la única fuente de luz como una lámpara colgando en el techo. El brillo de la ampolleta ilumina la figura de un hombre encapuchado, atado a una silla de madera con lo que parece ser un plato de metal en la cabeza. Recuerda que tienes un tiempo limitado, y rápidamente pregunta: ¿Cómo sobrevivieron? La cabeza de Holder mirará hacia el muro detrás de ti, donde un gran interruptor antes no visible por la oscuridad estará a la vista. No pienses mucho sobre esto, y tira de la palanca.

Un ruido fuerte y chirriante, como un tren deteniéndose, llenará el lugar, y tu cuerpo será repentinamente atormentado por el dolor. Un dolor inaguantable. Cada músculo en tu cuerpo se contraerá y las venas de tu cuello se estrecharán amenazando con explotar. Tus ojos se entenebrecerán con sangre, y tus pulmones dejarán de funcionar. Recibirás visiones de cada experiencia dolorosa que cada forma de vida ha sufrido. Sentirás el dolor compuesto de milenios pasados. Tendrás sed de muerte.

Aunque no morirás. Justo cuando pienses que ya no puedes soportar más, el dolor cesará. Toma tanto tiempo como desees en recuperar la compostura, pues, como ha sido supuesto, el Holder ahora está muerto y tiene paciencia de sobra. Levántate del suelo y quita la capucha de la cabeza del Holder si puedes aguantar el olor a carne quemada. Su rostro estará quemado, haciéndolo imposible de reconocer. La fuerza con la que el prisionero presionó su mandíbula durante la electrocución destruyó todos sus dientes. Dentro de su garganta hay una hoja de afeitar, aún caliente al tacto.

La hoja es el Objeto 357 de 538. Ellos serán el verdugo el día que Él emita nuestra sentencia.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: