#356: The Holder of Edges

Español: El Holder de los Filos

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier museo. Cuando alcances el escritorio de recepción, pregunta por visitar a alguien quien se hace llamar The Holder of Edges. La persona no reconocerá tu presencia, pero volverá a sus tareas normales. Observa cuidadosamente sus ojos: si se tornaron rojos, pregunta una vez más por ver al Holder. Si no es así, vete de inmediato y búscalo luego de mucha auto-reflexión, pues aún no has sido considerado listo para una audiencia. Cuando estés listo, serás guiado hacia un ala abandonada en lo más hondo del museo, la residencia favorita de muchos horrores que vas a encontrar.

Una vez estés solo, deberás caminar hacia adelante. Una línea recta y plateada cruza a lo largo del corredor, con un resplandor sobrenatural que emana de su contorno esquelético. Quítate los zapatos y los calcetines, despeja tu mente de cualquier pensamiento negativo y pósate sobre la línea plateada. Aunque el equilibrio aquí no supondrá un problema, se sentirá como si la hoja de una espada pasara a través de tus pies y tu cuerpo, partiendo tus órganos, diseccionando tus tripas, permitiéndole a tus intestinos derramarse fuera de ti. Mantén tu voluntad y camina a través de la línea. Mientras cada paso regenerará tu cuerpo de los cortes y una agonía nunca sufrida antes, dar un paso fuera supondrá una tortura física eterna y un dolor aún desconocido para los mortales. Mantén la cabeza derecha y no mires los muros, donde espeluznantes murales de guerras y batallas pasadas se burlan y tratan de hacerte vacilar sobre tu determinación y coraje. No des un paso atrás o te des la vuelta, las consecuencias de ello no pueden ser descritas con meras palabras.

Si has sobrevivido al camino, y permaneces lo suficientemente cuerdo como para continuar, llegarás a una única puerta de madera. Golpea una vez, arrodíllate ante la puerta y reza por que se abra; si no lo hace, tendrás que escoger entre una muerte lenta por hambre y deshidratación, o lanzarte por el camino no marcado. Si la puerta se abre, dentro verás a una figura desnuda encadenada al muro, con horribles cicatrices esparcidas en su cuerpo, haciéndolo de edad y sexo indeterminados. Rodeando al Holder habrán espadas, mandobles y armas filosas de todo tipo, e incluso algunas de diseños tan indescriptibles y siniestros que habría que estar sumido en la locura para manejarlas.

Mientras la puerta se cierra, la figura comenzará a hablar dentro de tu mente, revelando cada vergüenza oculta y secreta, insultándote, golpeándote. Meras palabras que cortarán tu cuerpo, desgarrarán la carne de tus huesos, pero no te dejarán morir. Un dolor y vergüenza mil veces más devastadores que cualquier herida física te asaltarán, cuya fuente es la figura encadenada. Las diversas armas te atraerán hacia él, se prestan a ayudar a terminar con tu dolor, a clavar sus filos y demás formas perturbadas en la condenable figura. Permanece firmes y resiste atacar al Holder, esto sólo invita a borrar tu alma, grabando tus gritos y tu sufrimiento en otra cicatriz en su cuerpo.

Antes que tu mente se pierda, debes preguntar: ¿Cómo tengo que domar la espada?

Si tienes éxito, la habitación se desvanecerá, y aparecerás frente al museo. Sobre tu pecho habrá una cicatriz cruzando tu corazón, con la inconfundible forma de una espada.

La cicatriz es el Objeto 356 de 538. Simboliza la voluntad y la sabiduría necesaria para manejar los demás Objetos.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: