#320: The Holder of the Law

Español: El Holder de la Ley

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier prisión a donde puedas llegar. Ve directamente hacia el guardia y pregúntale por visitar a quien se hace llamar The Holder of the Law. El guardia te dará una sonrisa triste, mientras dice: “Pobre de tu alma”, luego se levantará y te guiará por un estrecho corredor en celdas a cada lado. No te acerques mucho a éstas, o los prisioneros te alcanzarán y te devorarán.

Al principio, los prisioneros se verán como humanos normales, con quizá algunas modificaciones corporales, pero mientras más avances, más horribles y monstruosos se verán, hasta que ya no se asemejen a algo parecido a un ser humano. Eventualmente, verás una celda abierta. Dentro, un guardia estará golpeando de forma inmisericorde a un prisionero esposado. Tan pronto como entres, el guardia intentará atacarte sumido en una furia asesina.

Deberás acabar con el guardia antes de que puedas preguntarle algo al prisionero: ¿Qué has hecho para merecer esto? El prisionero responderá con una larga y triste historia sobre asesinatos y engaños. Cuando acabe, será muy claro el que ha aprendido su lección. Te pedirá que lo liberes. Puedes hacer lo que pide; este hombre no te hará daño.

Busca entre los bolsillos del guardia hasta que encuentres una llave. Úsala para quitar las esposas del prisionero. Él te dará un sincero agradecimiento y luego se irá.

Tan pronto como salgas de la celda, todas las puertas se abrirán, soltando a todos los monstruosos reclusos que yacían dentro. Tendrás que llevar a cabo una sangrienta lucha para poder escapar. El prisionero que dejaste ir será ignorado, pero tú no. Tendrás que correr, usa cualquier arma que puedas, la ley ya se ha manifestado, y no estás dentro de ella precisamente, por lo que no te detengas a pesar qué está bien o mal. El destino que involucra el que te atrapen está más allá de la comprensión humana.

Si de algún modo, te las arreglas para salir vivo de allí, cuando salgas por las puertas de la prisión, una luz te cegará. Cuando recuperes la visión, estarás de regreso en el lugar que llamas hogar, con las esposas puestas en tus manos y la llave que las abre. Quítatelas, no querrás parecer un lunático.

Las esposas son el Objeto 320 de 538. La ley está ahora en tus manos.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: