#318: The Holder of Good and Evil

Español: El Holder del Bien y el Mal

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier juicio por asesinato al que puedas entrar, y permanece sentado por todo el procedimiento hasta que el tribunal levante la sesión. Acércate al ujier y pregúntale por hablar con The Holder of Good and Evil. Si no estás vestido con un traje profesional, él no te hablará.

Si estás vestido apropiadamente, te llevará a una cámara en la parte trasera del lugar y te dirá que esperes en una silla frente a la mesa. La habitación se volverá alternadamente tan fría que tu respiración se helará, y tan cálida que tu piel estará cerca de ampollarse. Soporta todo esto en silencio total; incluso el castañeo de tus dientes será suficiente para atraer la atención de… cosas terribles. Si tienes éxito, la puerta se abrirá. No te vuelvas a mirar, nunca lo hagas, no importa lo que hagas.

Una voz te susurrará: “¿Por qué?” Si es femenina, podrás responder; si es masculina, nunca tendrás la oportunidad. Cuando la invisible mujer pregunte, deberás responder con: ¿Cuál es más grande? Deberás hablar sin miedo, y mientras lo haces, debes levantar las manos, una a cada lado, con las palmas apuntando hacia el techo.

La mujer dirá: “Tú serás el juez”.

Una pieza estará en cada una de tus manos, dos mitades de una misma cosa. Deberás inmediatamente cerrar tus ojos, pues ver cada pedazo separado de sí destruirá tu cordura y ennegrecerá tu alma. El mismo conocimiento de que estás sosteniendo las representaciones del bien y el mal lo harán, pero debes perseverar, o estarás perdido para siempre en este lugar.

Las piezas deben ser unidas, una agotadora tarea, pues una es fría y la otra arde en calor. Una es tan lisa que es casi imposible mantenerla sujeta, la otra está astillada y reclama un pago en dolor y sangre. Si se cae una de ellas, la otra te asesinará antes que su contraparte caiga al piso.

Si te las arreglas para completar el rompecabezas antes de desangrarte o congelarte, todo el dolor cesará. Todo sonido morirá. Será seguro que abras los ojos, y te encontrarás a la cabeza del jurado en el juicio al que fuiste, sosteniendo un pequeño voto con el veredicto erróneo en él. El acusado habrá sido considerado inocente, pero tu voto lo condenará. Debes hacerlo, si tratas de interferir, tú tomarás su lugar.

Luego del juicio, encontrarás la papeleta en tu bolsillo otra vez. Si miras a alguien y piensas en si es culpable o inocente ante algún suceso, siempre te dirá lo opuesto a la verdad. Tiene siempre la razón por estar siempre equivocada. Tal es la forma de las cosas.

La papeleta es el Objeto 318 de 538. Estás mejor no sabiendo de estas cosas.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: