#314: The Holder of Phlogiston

Español: El Holder del Flogisto

El flogisto, sustancia hipotética que representa la inflamabilidad, es una teoría científica obsoleta según la cual toda sustancia susceptible de sufrir combustión contiene flogisto, y el proceso de combustión consiste básicamente en la pérdida de dicha sustancia.

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución mental o centro de reinserción social a la que puedas llegar por ti mismo. Cuando llegues al escritorio principal, pregunta al recepcionista por visitar a The Holder of Phlogiston. No dejes que el trabajador se estremezca repentinamente y muestre preocupación por ti, ni mires sus ojos dilatados, ya que perder la compostura en esta visita acabará con tu vida. Con un corto suspiro, el trabajador te dará una tarjeta de acceso, aunque si te fijas en lo que tiene escrito, no parece ser español, sino algunos símbolos incoherentes e ininteligibles.

Coercitivamente, te llevará a un corredor a la izquierda y te atribuirá el abrir la llamada ‘puerta sin nombre’. A pesar de sus instrucciones imprecisas, deberías dirigirte a lo largo del corredor en un caminar fresco. A medida que vayas por el corredor, necesitarás tomar nota de las puertas por las que has pasado. Cada puerta tiene una pequeña placa con un número en ella; y sólo recordarás que habrás contado al menos cuarenta.

Sin embargo, es todo lo que necesitarás contar.

Finalmente te darás cuenta de una ruptura en el ortodoxo sistema de las placas. Encontrarás una placa completamente en blanco. Ten cuidado, a pesar de ser una “simple” placa … un extraño calor se emitirá por debajo de la puerta. Si te fijas bien, verás ondas vacilantes en el aire, pero no dejes que esta visión obstaculice tu progreso.

Abre la puerta. Desliza la tarjeta de acceso en el control de seguridad situado al lado de la placa, gira la perilla y entra.

Inmediatamente serás golpeado por una intensa ola de calor. Casi simultáneamente, verás que tu piel se quema rápidamente por este ardor invisible. Sopórtalo, ya que deberás soportarlo una considerable cantidad de tiempo. Si tus ojos aún funcionan en este infierno, verás que ha entrado a una opulenta habitación Victoriana.

Estará extravagantemente amueblada, con un resplandor de colores procedente de muchos adornos cuidadosamente situados alrededor. Además de la absurda decoración, encontrarás una pequeña chimenea con una llama azul disminuyendo dentro de ella, con un anciano sentado a un lado en una silla torcida, contrastando la hermosa habitación a su alrededor.

Acércate a la silla; no muy cerca, ya que cada paso causará que el ya extremo calor aumente proporcionalmente. Cortésmente, pregúntale: ¿Tienes algo para beber?

El hombre soltará una carcajada y lentamente se levantará de la silla. A pesar de tener rasgos grotescos, su movimiento no será retardado ni lento. Se moverá hacia una mesa cercana, con un opulento juego de té. Una vez allí, el hombre comenzará a verter el té en una taza de lujo. Cuando acabe, te hará un gesto para que bebas un sorbo de la taza.

Acepta su oferta, y toma la taza; ignorando el latente calor que puede llevar a muchos a quedar exhaustos y más tarde, a la locura. Deberás tomar la taza y beber sólo un sorbo. La taza se sentirá como acero caliente, pero no la dejes caer, ya que el hombre no vertirá té otra vez. De ser así, no será posible el que dejes la habitación, y el cómo terminará esto es obvio. Si eres capaz de sobreponerte al dolor de tomar la taza, bebe un sorbo.

El té sabrá amargo, y rápidamente quemará tu garganta, tu lengua y todo lo que toque. Se sentirá como si hubieras bebido un poco de lava ardiente y ésta se deslizara a través de tu tráquea. Sobrevive a esta experiencia por un poco más de cinco segundos. Pronto sentirás el aire fresco otra vez. Tu garganta rejuvenecerá, así como tu cuerpo transpirado y tus ropas estarán intactas y secas. Si miras en la mesa, verás que el juego de té se ha ido y ha sido reemplazado con una pequeña caja de fósforos.

Si se encienden, estos fósforos quemarán cualquier sustancia existente.

Esta caja de fósforos es el Objeto 314 de 538. Haz lo que puedas con este Objeto, pero los fragmentos siempre podrán ser reparados por quien así lo desee.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: