#308: The Holder of Depression

Español: El Holder de la Depresión

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier centro de rehabilitación a donde puedas llegar. Ve hacia la recepción. Si la persona allí tiene el pelo largo y negro, estarás en el lugar correcto. De lo contrario, vete sin decir una palabra, no quieres atraer su atención.

Si estás en el lugar correcto, ve allí, y con voz triste, pregunta si puedes ve a quien se hace llamar The Holder of Depression. La persona tras el escritorio te dará una sonrisa afectada, y te ignorará. No te impacientes. Espera algunos minutos, y con calma, pregunta de nuevo. Te dará un pequeño diario, trata de ver lo que hay escrito. Dentro, habrá un número de seis dígitos. Memorízalo rápidamente, si valoras tu vida.

Una vez termines, ve rápida y silenciosamente al escritorio. La persona te hará señas para que le sigas. Serás llevado a una puerta que no estaba allí antes. Cuando entres al pasillo del otro lado, serás golpeado por imágenes de tristeza y angustia extrema, mientras suena una extraña melodía de fondo. Si intentas descifrar lo que la letra dice, tus tímpanos explotarán y quedarás sordo. No mires tampoco las imágenes que decoran el pasillo; hacerlo es invitar a tu interior una pena inhumana, aquella que causó el suicidio de muchos Buscadores del pasado.

Si la música se torna alegre, por más que te atrape en este salón de la amargura, cubre tus oídos y grita: “¡La depresión no lleva a ninguna parte!”. Si la música vuelve como estaba, estarás seguro. De lo contrario, no mires atrás. Es mejor no ver aquello que estará a punto de quitarte la vida, a menos que prefieras volverte loco antes de morir.

Eventualmente, luego de horas de caminar, llegarás a una gran puerta negra, decorada con diez imágenes macabras. Tu guía saldrá por una puerta invisible, dejándote solo. Los dibujos estarán en línea, etiquetados del uno al diez. Ahora, quita los dibujos cuyos números no coincidan con los que viste en el cuaderno, reordénalos para que queden en el mismo orden en que aparecían allí. Cualquier otra combinación hará que los dibujos se quemen y quedarás atrapado en ese corredor de tristeza hasta el día que mueras.

Si lo haces correctamente, la puerta se desbloqueará. Golpea dos veces; uno más alterará al Holder más de lo que ya está. Si escuchas la voz de una mujer que dice: “¿Qué diablos quieres?”, es seguro entrar. Si es la de un hombre, será mejor que cierres los ojos y aceptes tu destino. En caso que sea la de la mujer, responde con sólo una oración: ¿Qué va a pasar con los inocentes?

La puerta se abrirá. Antes de entrar, cubre tu ojo izquierdo con lo que sea. Las cosas acá no son tan normales como parecen, y tu ojo derecho verá toda clase de horrores si no lo cubres. Cuando entres, verás la típica habitación de una adolescente, aunque más oscura de lo normal. Si prestas atención a los detalles, verás que la decoración no es lo que parece. El mobiliario está tallado en hueso y calaveras, la pantalla de la lámpara y el papel tapiz está hecho de capas delgadas de carne humana.

Mientras estás dentro, notarás una pequeña navaja en la mesa. Tómala, y siéntate en la cama, sin hacer ruido. Luego de algunos minutos, una adolescente, de entre 14 ó 15 años, saldrá desde el clóset. Ella estará vestida con un traje negro, cubierto de espinas y cadenas. Te mirará furiosamente, exigiendo saber qué haces allí. Repite la pregunta de antes: ¿Qué va a pasar con los inocentes?

Ella se burlará, alegando que no le importa lo que le pase al mundo. Usa la navaja que tomaste para propinarte un corte en tu antebrazo. Asegúrate que tu sangre fluya hacia el suelo. Hacer esto provocará un cambio en el ambiente; parecerás estar en el pozo de un lugar infernal, rodeado por más adolescentes vestidos de igual manera que el Holder. Al unísono, ellos recitarán cada traición, cada ruptura y cada momento triste que haya ocurrido en la historia, y los que aún tienen que ocurrir. A pesar que toda esta letanía te sumergirá en una profunda depresión, no dejes que te supere, pues muchos Buscadores antes que tú no pudieron contenerse y se suicidaron cortándose sus yugulares.

Si te las arreglas para mantenerte en pie luego de esto, el Holder se volverá a ti. Ella quitará una de sus cadenas, y te la lanzará, pidiéndote que te vayas. Una vez salgas por la puerta, estarás en tu dormitorio, junto con la cadena y la navaja. Revisa tus bolsillos, habrá dentro un pequeño pedazo de papel que dirá: “Los inocentes sufrirán, y su sangre rezumará por las calles”, garabateado con un marcador permanente.

La navaja y la cadena, cuando están empuñadas juntas, son el Objeto 308 de 538. Si se reúnen juntos, toda esperanza estará perdida.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: