#287: The Holder of Milgram

Español: El Holder de Milgram

El experimento de Milgram fue una serie de experimentos de psicología social llevada a cabo por Stanley Milgram, psicólogo en la Universidad de Yale, y descrita en un artículo publicado en 1963 en la revista Journal of Abnormal and Social Psychology bajo el título Behavioral Study of Obedience (Estudio del comportamiento de la obediencia) y resumida en 1974 en su libro Obedience to authority. An experimental view (Obediencia a la autoridad. Un punto de vista experimental). El fin de la prueba era medir la disposición de un participante para obedecer las órdenes de una autoridad aun cuando éstas pudieran entrar en conflicto con su conciencia personal.

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución mental o centro de reinserción social a donde puedas llegar. Cuando alcances el escritorio principal, pregunta al empleado por The Holder of Milgram. Una mirada de ira cruzará su rostro repentinamente, y sacará un revólver desde bajo el escritorio. No intentes esquivar la bala cuando pulse el gatillo. Te impactará directamente en el hombro; un golpe que seguro te hará caer.

Mientras caes, tus ojos se llenarán de sangre. Ciérralos rápidamente, a menos que quieras quedar ciego, independiente de la cantidad de Objetos que poseas. Sentirás que caes por horas, y una voz intentará hablar contigo. No le des ese honor; hacerlo es darle la bienvenida al vacío por el resto de tus días.

Una vez la voz calle, abre los ojos. Estarás en un torbellino de sangre. En el rojo oleaje que te rodea, podrás ver millones de criaturas humanoides, luchando entre ellas en un enfermizo intento de arrancar las extremidades del otro, para devorar a sus oponentes. Con calma, camina a través del centro del remolino. No digas ni una palabra. Aquellos que luchan aquí no te notarán por tus pisadas. Pero si se dan cuenta de tu presencia, cual vil fortuna,  no habrá ningún reparo en añadirte como otro combatiente en su lucha eterna y canibalística.

Continúa caminando hasta que ya no estés rodeado por las criaturas, marcado por la visión de un hombre de pie delante de ti con los ojos cerrados. Pregúntale: ¿Qué es lo que los maneja?

Mirará el piso a tus pies. Sigue su mirada y verás un cuchillo. Tómalo y rápidamente, apuñálalo en el pecho. Verás que todo esto se basa en hacerlo en el momento preciso. Si eres demasiado lento, él comenzará a devorarte de una forma bastante dolorosa, hasta que ya no haya carne en tu cuerpo. Considera que en este lugar te regenerarás, y este proceso tomará un tiempo muy largo. Si, de otro modo, tienes éxito, tomará su herida mientras la sangre brota en el suelo. Repite la pregunta, y sus ojos se abrirán finalmente.

En el momento en que veas sus ojos vacíos, sentirás algo intentando tirarte. Lucha contra eso, y grítale ahora: ¿Qué es lo que los maneja? Comenzará a hablar de cosas de otra forma indecibles; de horribles experimentos, de la obediencia, la infección, el hambre y la sangre. Mientras el hombre hable, tendrás la sensación de que tu sangre comienza a hervir mientras un cuchillo te corta. Ignora el dolor y escucha su historia, o nunca obtendrás el Objeto de su Holder.

Cuando haya terminado, tomará el cuchillo de tus manos y lo limpiará en un paño blanco. Te dará el paño manchado en sangre mientras te dice: “Infecta a otros como mejor te parezca, pues tú ya eres uno de nosotros”. Deja de luchar con la fuerza que te tira, y verás el remolino atraparte a gran velocidad.

Despertarás en el mismo lugar donde fuiste disparado, y estarás sangrando profusamente de tu aún fresca herida. Busca en tu bolsillo y encontrarás el paño blanco que el hombre te dio, ahora limpio. Úsalo para detener la hemorragia. Rápida y calmadamente levántate y abandona la institución. De hecho, abandona la ciudad, pero recuerda mantener un comportamiento calmado. No quieres que los guardias noten tu comportamiento errático y te castiguen por ello, ¿no es así? Tal vez un destino peor iba a estar en la ciudad, mientras la ambulancia viene por ti. Ellos te recogerán y te llevarán a un lugar donde la palabra “tortura” no comienza a describir las condiciones.

No te olvides de quitar la bala que está en tu brazo una vez hayas dejado la ciudad. Probablemente tengas una gran infección por esto.

El paño, ahora manchado con tu sangre, es el Objeto 287 de 538. Ahora no tienes más remedio que seguir adelante con tu sombría búsqueda.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: