#255: The Holder of Perversion

Español: El Holder de la Perversión

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a la comisaría de policía más cercana y dile al jefe de policía que quieres pagar la fianza de quien se hace llamar “el Hombre de Muchos Gustos”. Una mirada de resignación cruzará su rosto y te pedirá que le dejes seis dólares con nueve centavos, en tu equivalente local. Paga al hombre y serás llevado en las profundidades del edificio.

Mientras caminas por las celdas, verás que los prisioneros se vuelven más grandes y monstruosos. Sus ojos se tornarán rojos, sus brazos imbuidos con músculos preternaturales, y horribles gritos eruptarán desde sus gargantas. No te alejes del centro del pasillo, pues estar demasiado cerca de una de las celdas es invitar a una muerte segura.

Al final del pasillo estará una puerta. Fuertemente blindada y sin número de identificación, con una luz roja emanando de las grietas alrededor. En este punto, el oficial la desbloqueará, pero no hará ningún movimiento para abrirla, pues es una tarea para ti y sólo para ti.

Si logras abrir la puerta, ve dentro. Un hombre muy pequeño con el pelo jironado estará amontonado en una esquina, rodeado por todos lados con imágenes de la pornografía más terrible que el hombre haya conocido. Muchos se arrancan los ojos aquí, para no tener que ver esos innombrables horrores. Otros caen al piso en shock, con sus almas siendo absorbidas por las imágenes, para volverse uno entre esos demenciales actos. Si eres lo suficientemente fuerte, o retorcido para encontrar placer en al menos una de esas imágenes, entonces aproxímate al hombre.

Él te mirará con ojos llorosos. Pregúntale esto: ¿Qué sería del placer sin el dolor?

Si él comienza a reír, prepárate para una eternidad de sufrimiento y perversión, para volverte parte de su gran colección. Pero si en vez de eso, él toma un cuchillo y se corta la palma de su mano, entonces estarás seguro. Caminará hacia una mesa cercana y tomará un colgante con forma de Yin-yang.

“Sin los opuestos, nada es definitivo”, te dirá mientras te da el colgante. Luego, se alejará de ti. No digas nada más, sal por la puerta y ve de regreso hacia la oficina principal.

Este colgante es el Objeto 255 de 538. El tabú está en el ojo del que mira.

2 comentarios to “#255: The Holder of Perversion”

  1. Y q hace el colgante ??

    • Hernan Says:

      Es simple: no hace absolutamente nada. Tan solo es la representacion del bien y el mal, o mejor dicho”los opuestos” mencionados por el holder. Asi como nosotros podemos ver algo y considerarlo horrible, hay quienes ven justo lo opuesto y consideran lo nuestro como horrible. El holder que custodiaba este objeto, por ejemplo, tenia una idea del sexo que nosotros podriamos considetar pervertida, mientras que para el era lo mas normal del mundo.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: