Liberado

(Un capítulo de The Holder of Deliverance)

“¿Por qué cae la nieve?”
“Nieva para enmascarar Su eterna tristeza”.

“¿Por qué fluye el río?”
“Fluye para llevar a todos los que han muerto pacíficamente a su lugar de descanso final”.

“¿Por qué oscila el Péndulo?”
“Oscila por cada alma perdida que haya visto su liberación final. Déjame contarte su historia…”

El invierno terminó con el paso de los meses, y había llegado a ese momento delicado del año en que la nieve había dejado de caer, pero la primera lluvia de principios de la primavera aún no había llegado. Las calles de Manhattan estaban desnudas, y el color sólo había comenzado a regresar, incluso en esta jungla de concreto. Rojos y verdes comenzaban a destacarse más, ahora que la empuñadura feroz de enero y febrero se habían ido.

El único punto donde el color se negó a regresar estaba en la figura de una mujer blanca de pie en la calle en un edificio de apartamentos. El mensaje tallado en la pared de ladrillo detrás de ella se había desgastado. El piso de arriba que había pertenecido a un joven insensato había sido limpiado, los nuevos inquilinos ya se habían mudado.

A medida que el mundo siguió avanzando, ella esperó. Mientras esperaba, iba a venir. Las horas se convirtieron en días, y luego, en semanas. Hasta que finalmente, llegó el día en que su paciencia se vio recompensada.

Un hombre joven se acercó a ella, también vestido con una túnica blanca, similar a la de ella. Ya no era el idiota. El hombre que estaba ante ella era el Holder de la Liberación, y nada más. Incluso aunque se veía como la misma persona, sus ojos no mostraron ninguna ingenuidad, ni la compasión, pero sólo una pista de lo que tenía en su corazón. El conocimiento sin límites, y un miedo desconocido.

“¿Eres tú el Holder de la Liberación?” preguntó ella, haciendo eco de las palabras una vez dichas a ella por Jules Quincy.

Él respondió: “La liberación se llevará a cabo sólo para aquellos que se la hayan ganado”.

Él no la llevaría hasta el río, mientras ella esperaba estar en esa situación. En su lugar, él asintió a su conocimiento y sacó el péndulo directamente de su bolsillo.

“Has venido por esto, ¿no es así?”

Ella vaciló, antes de juntar sus manos como un mendigo. “Sólo quiero comprobarlo”.

Liberación la miró evaluador arriba y abajo sin inmutarse, y en un acto inaudito para los Buscadores, el Holder dejó sobre la palma de sus manos suavemente, la cadena de plata con la estalactita de diamante.

Esperó, mirándola cuidadosamente. Por un momento, un indicio de deseo revoloteó por sus ojos, y puso sus dedos alrededor de él. Entonces, ella cerró los ojos y respiró hondo. Ella apretó fuerte el Péndulo en su mano antes de regresarlo a Liberación.

Si hubiera seguido siendo el mismo muchacho, él le hubiera agradecido, o deseado lo mejor. Pero en vez de eso, Liberación sólo negó con la cabeza, con una expresión extraña. Una que ella no pudo leer. Era el rostro de un Holder, el rostro de un mundo que ella había liberado.

“No me vas a encontrar aquí nunca más”.

“No”, dijo ella con firmeza, “Ya no”.

El Holder de la Liberación alcanzó el muro y abrió una cicatriz negra. Agua aceitosa y negra se vertió desde el fondo de la ranura y en el suelo, manchando el hormigón. Sin dar una segunda mirada a la mujer, el hombre entró en la cicatriz, dejando que la abertura se cerrara tras él. La pared quedó sin marcas, y luego de un momento, el agua negra había desaparecido.

Ella no sabía dónde tenía que ir ahora, pero ya no se sentía tan perdida. Antes, sólo el Péndulo se extendía ante ella. Ahora bien, eso no lo era todo. Aunque el mundo volvía al color, ella permaneció como una mancha de color blanco, un recordatorio del invierno que había dejado atrás.

“No siempre se sigue la fórmula”.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: