#129: The Holder of the Downtrodden

Español: El Holder de los Oprimidos

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier refugio para indigentes o comedor comunitario donde puedas llegar. Pregunta al primer voluntario que veas si conoce a aquél que se hace llamar The Holder of the Downtrodden. Si el sujeto mira alrededor para asegurarse que nadie mira mientras responde, estás en el lugar correcto.

El voluntario te dirá que exige un soborno antes de que él te lleve a donde debes ir. Dale una cantidad sustancial de dinero en efectivo, y es de esperar que él considere una cantidad lo suficientemente grande. A continuación, te mostrará una puerta que no existía antes, la que conducirá a una escalera que el edificio no debería tener.

Serás llevado a un piso inexistente con muchos, muchos salones ordenados de formas caóticas. Las habitaciones no tendrán pasillos que las conecten, y se tendrán que atravesar varios de estos para llegar a destino. El voluntario se moverá de manera muy rápida a través de este ilógico lugar, con determinación y experiencia, y será muy difícil seguirle el ritmo. Deberás mantenerte siguiéndolo, pues perderse en este lugar es relegarse eternamente al vacío. También debes asegurarte de concentrar tu atención sólo en el voluntario al que sigues: las habitaciones estarán ocupadas por personas que se han entregado a la desesperación y la soledad, y prestarles atención es unirse a ellos para siempre.

Luego de lo que parecerán días, el voluntario te llevará a la única habitación vacía, entonces gesticulará hacia la puerta al otro extremo. Tarareando despreocupado, irá de regreso por donde vinieron, dejándote en esa habitación vacía. Si tienes alguna inquietud en tu corazón, entonces será mejor que te vayas, y es de esperar que logres alcanzar al voluntario. De lo contrario, ve a través de la puerta.

Te encontrarás en un sórdido lugar similar a una ratonera. A pesar del efecto de siglos de abandono, el lugar será apenas reconocible como una especie de sala de estar. En un asiento que una vez fue un sillón reclinable decente habrá un hombre viejo, de mirada austera. Hay algo en el hombre que cuenta de una vida, una vez llena de orgullo y éxito, pero que en algún momento entró en una aguda caída en picado que lo llevó hasta lo más bajo.

Con un gruñido de enojo, aunque poco convincente, el anciano exigirá saber por qué has venido. Inmediatamente responde de manera brusca que no es algo de su incumbencia, y asume una postura y un comportamiento que parezca que no tienes ningún respeto por el anciano; que sea, para ti, sólo basura humana, sin valor, ni merecedor de dignidad alguna.

Si eres lo suficientemente convincente, el hombre se derrumbará y perderá el poco atrevimiento que tenga. Bajará dócilmente la cabeza y quedará en silencio. Ahora debes hurgar por toda la habitación como si fuera tuya. Abre cada pequeño cajón y velador que encuentres, y saquéalo. Toma todo lo que quieras; mientras mantengas tu aire dominante, nada se atreverá a detenerte.

Una vez hayas revisado cada lugar de la habitación, ve donde el anciano y exígele saber dónde está tu pago. El hombre murmurará entre dientes por un rato, pero debes forzarlo a que responda, incluso si es requerida la fuerza física. Si tienes éxito, él te contará cómo terminó en aquella situación.

Es una historia de sueños destruidos por rivales inconscientes, de oportunidades perdidas, de anhelos rotos por burocracias insensibles, de éxitos destruidos por una sociedad hundida en el dogmatismo. Este hombre tuvo gran potencial y determinación para cambiar al mundo para bien, pero el mundo que intentó salvar le dio la espalda y lo destruyó por sus nobles esfuerzos. Es una historia sobre poderes establecidos indiferentes, de amigos cercanos vueltos enemigos en el nombre de la ambición, de seres amados que se alejaron por el egoísmo, incluso luego que él haya sacrificado todo por ellos.

Si sientes algo de piedad, por minúscula que sea, por lo que has hecho a este hombre una vez hayas oído su historia, estarás condenado a tomar su lugar. Deberás endurecer tu corazón y no sentir compasión alguna si quieres permanecer libre.

Una vez el anciano haya concluido su historia, agárralo del cuello de su camisa y gruñe: ¿Qué ganan con el sufrimiento que infligen?

Mientras la respuesta se desgarra de él lo suficiente para ponerlo a tus pies, obtendrás la respuesta exacta a tu pregunta. La triste vida del anciano lo abandonará también, y se hundirá otra vez en su asiento. Ahora puedes salir por la puerta en la que entraste, que te llevará directamente al refugio donde fuiste. Sentirás que, en ese momento, cada pizca de compasión y preocupación que alguna vez sentiste por otros, habrá muerto junto con el anciano.

La dureza de tu corazón es el Objeto 129 de 538. Tu camino sólo conducirá hacia la opresión y la desesperación, por lo que aquellos seres compasivos serán los que más sufrirán.

5 comentarios to “#129: The Holder of the Downtrodden”

  1. ¿Y yo para qué quiero ir? Si ya lo tengo

  2. El poseer este objeto de por si aleja al buscador de otro determinado tipo de objetos, como el de La Comprensión o el de Los Sueños

  3. este simplemente es un objeto que no desean poseer muchos……
    y al mismo tiempo muchos infelices tienen!!!

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: