Respuestas

(Un capítulo de The Holder of Deliverance)

Buscando…
Archivo encontrado.
Fecha: Ago-01-08
Autor: J. Quincy

¿Cuál es la parte más difícil de buscar a esos llamados Holders? Es el poder que los Objetos llevan. Éstos le dan a su Holder el poder de alterar la realidad. Dentro de sus mundos, ellos son como dioses. Si no haces las cosas correctas en los lugares correctos, nunca los alcanzarás. Los Holders son de los seres más terribles que existen.

Sin embargo, los Holders no son tan aterradores como los Buscadores. Los Holders protegen los Objetos, si no los molestas, no te harán daño. Sin embargo, los Buscadores están dispuestos a hacer cualquier cosa para conseguir los Objetos. No hay honor entre ladrones.

Las calles de Manhattan parecen diferentes ahora. Más oscuras y frías. Las caras están envueltas en velos de sombra, sus fríos ojos mirando desde dentro. A medida que camino por la carretera, los peatones me dan un amplio espacio.

Subo lentamente por las escaleras hacia mi departamento, a paso pesado. El silencio recae al otro lado de las puertas, sólo al abrirla, después de haber pasado. Incluso mi departamento se ​​ve diferente ahora, ajeno. La TV que recibí de mis padres, o el sofá que compré en mi primer día aquí ya no los veo familiares.

¿Es ésto lo que quería? ¿Es ésta la respuesta que estaba buscando? Me disparé… en la cabeza. ¿Cómo puedo aún seguir aquí? No recuerdo el momento exacto en que pasó todo.

Me serví un vaso de jugo de naranja del refrigerador y lo bebí rápidamente. Alivió mi seca garganta, pero su sabor fue desabrido y opaco, como si mi sentido del gusto hubiera sido retirado por completo de mí. Por alguna razón, no me sorprendí.

Cuando miro hacia la calle desde mi ventana, doy un salto, y abro y cierro mis ojos; Por un momento, veo una sombra negra que pasa sobre el lugar donde la Nieve Blanca había estado una vez.

El vaso de jugo se resbala de mi mano y se despedaza en el piso, y caigo en estado de shock. Miro por la ventana, pero la sombra no está allí. Este tipo de cosas han estado sucediendo mucho desde que regresé… A donde quiera que mire, las sombras acechan en la periferia de mi visión, en rincones escondidos mientras paso por ahí, en los rostros de las personas que caminan junto a mí.

Después de que haya terminado de recoger el vidrio y darme cuenta de que me he cortado en un dedo, una gota de sangre corre a lo largo de él, y yo ni siquiera puedo sentirla. Sin sabor, sin tacto, sin olor.

Alguien en la calle camina cerca, y me mira, me ve. Cuando nuestros ojos se encuentran, los suyos se blanquean y él se distancia rápidamente, como si hubiera visto un fantasma. Como si fuera una señal, la nieve comienza a caer también. Esta nieve no es bonita, sino amarga y fría.

Los minutos pasan rápidamente, como el transcurso del día, y me quedo de pie junto a la ventana, mirando el cemento debajo de mí. A pesar de que acabo de regresar de donde estaba The Holder of Change, mi rostro no refleja emoción alguna.

Esa noche, mientras estaba acostado en mi cama, miraba la mesa de noche, donde el cartucho vacío de la bala yacía. Brillaba inocentemente, sosteniendo mi atención durante horas mientras yo trataba de conciliar el sueño. Justo antes de alejarse, oigo el suave susurro de la corriente del aire, apenas audible.

Mi sueño abarcó toda la oscuridad, y el agua negra se precipitó sobre mis pies. Ese escalofrío se arrastra sobre mi piel y mis músculos, haciendo su camino por mi cuerpo. Como zarcillos errantes, el frío se clava en mi interior, para llegar a mi alma. Es igual que antes, en la institución mental, cuando la voz sepulcral me susurró al oído.

De repente, hay una fuerza irresistible en mi espalda, que me fuerza a estar de rodillas. Mis manos caen en el agua, y siento algo resbaladizo aferrarse a mis dedos. Cuando las saco del agua, mis dedos están cubiertos con algo brillante y negro.

A las 5:38 de la mañana, antes que el sol fuera bienvenido a Manhattan, me siento en posición vertical y grito con toda la fuerza de mis pulmones. El aceite en mis manos ha dejado huellas negras en las sábanas, que me apresuré a arrancar de la cama.
Aullando como una bestia, saco mi mesa de noche de la pared y la lanzo tan fuerte como puedo a través de la habitación. Se estrella contra mi espejo con un estruendo y las astillas se esparcen en el suelo. Yo no presto atención a esto y comienzo a hacer estragos en todo lo que poseo.

Mi cama, mi TV, mi computador, todo. Desearía no saberlo, ¡Desearía no saberlo! ¿Por qué tengo que saberlo? La sangre gotea de mis manos mientras las golpeo en mi ventana, y yo ni siquiera siento la brisa fría sobre mis heridas abiertas. Por lo tanto, sigo golpeando, llueve cristal en la acera.

¿Por qué tengo que saberlo?

Son las 6:00, y yo estoy tomando mi abrigo. Ahora un sólo pensamiento pasa por mi mente: el bibliotecario. Ahora que lo sé, tengo que seguir adelante.

Salí de Nueva York antes del amanecer, y por el tiempo que estoy fuera del estado, me doy cuenta de que he estado en exceso de velocidad, y que me han pasado como si nada vehículos durante varias horas. ¿Por qué no me han detenido? Por supuesto, la gente me ha estado evitando desde que salí de la institución mental, así que tal vez estaba dando sus frutos ahora.

No ha terminado todavía. Una respuesta dio lugar a más preguntas. Nunca olvidaré lo que el Holder del Cambio me había dicho, pero no me impediría averiguar acerca de la Nieve Blanca, el Péndulo, y el mensaje en la pared.

Es un conducir solitario, sin embargo no estoy solo. La voz me hace compañía mientras conduzco. No siempre puedo entender lo que me dice, pero cuando susurra suavemente en mi oído, no puedo evitar sentir calma y relajar mi férreo control en el volante.

El tiempo vuela mientras me enfoco en el camino delante de mí, y antes de darme cuenta, he entrado en los límites de la ciudad de Boston. Antes de ir a esa institución para enfermos mentales, yo había acordado imprimir un mapa con la dirección del Bibliotecario y la tengo arrugada en la mano. Cuando veo su casa surgir a mi lado en la calle, piso el freno y me detengo.

Llamo al timbre y espero ansiosamente. Después de varios impacientes minutos, la puerta se abre estrepitosamente, y aparece una cara. El bibliotecario me mira a través de gafas redondas. Él es claramente más joven que yo, no lo esperaba en absoluto. Él me mira con una extraña sonrisa y un brillo en sus ojos.

“¿Eres el Bibliotecario?” Pregunto con voz ronca. “Estoy aquí por el Péndulo”.

Él sonríe con conocimiento de mí.

“Me preguntaba cuando aparecerías”. Él se voltea y deja la puerta abierta para mí.

(Continúa en El Bibliotecario)

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: