#178: The Holder of Change

Español: El Holder del Cambio

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución mental o centro de reinserción al que puedas ir por ti mismo. Cuando llegues al escritorio principal, pregunta por visitar a quién se hace llamar The Holder of Change. El recepcionista te mirará con una sonrisa siniestra en su cara, entonces te dirá: “Si, pero primero debes hacerme un favor…” Una vez haya dicho esto, no digas palabra alguna, porque si lo haces, instantáneamente serás transportado a un lugar con criaturas como ninguna que haya sido vista en el mundo, cambiando constantemente en formas cada vez más horrendas y de pesadilla. Podrás rezar por una muerte rápida, pero no habrá nadie para escucharte.

Si te mantuviste en silencio, te dirá una vez más lo del favor, esta vez con una insinuación de urgencia en su voz. Ignora su pedido, y vuelve a preguntarle por ver al Holder.

El recepcionista te mirará con una mirada de decepción, pero pronto te guiará a una cámara de suministros en desuso. Después que se vaya, míralo fijamente. Si rompes el contacto visual aunque sea por un parpadeo, serás devorado por la criatura que te llevó allí. Él sabe esto, y se irá muy, muy lentamente.

Después que el recepcionista se haya ido, entra en la cámara y cierra la puerta; cierra tus ojos por exactamente 5 segundos y vuelve a abrir la puerta. Verás una pequeña habitación sin ventanas con una niña pequeña en el centro. Si no hay una niña, cierra los ojos mientras susurras: “El miedo no me agita” Una vez que hayas terminado de decir esto vuelve a abrir los ojos. Si todavía ninguna chica se encuentra en el centro de la habitación, no hay esperanza para tu vida; la chica que estabas buscando estará detrás de ti.

Una vez que te asegures que la niña está ahí, cierra la puerta otra vez, y espera exactamente 3 segundos. Vuelve a abrir los ojos y abre la puerta. Esta vez la habitación se verá decadente y muy dañada por el paso del tiempo, en el centro yacerá el cadáver de una anciana, con un revólver de 5 balas en su mano. Susurra en voz baja estas palabras: ¿Qué fueron una vez?

Si lo dices incorrectamente, la puerta se cerrará de golpe y el arma desaparecerá de su mano. Has hecho mal, y pasarás el resto de la eternidad encerrado en la habitación con un cadáver pudriéndose.

Si lo dices bien, el cadáver te dirá, desde más allá de la muerte, la respuesta, de la forma más repugnante y horrible en la que se haya relatado algo en todos los tiempos hasta este segundo. Después que termine, debes tomar el revólver de su mano y dispararte entre los ojos. Si todo salió bien, despertarás en el pasto de la institución, con el cartucho de la bala que usaste para dispararte, en tu mano. Si no, bueno…

El cartucho vacío es el Objeto 178 de 538. Ya sabes lo que fueron alguna vez. ¿Te atreves a tratar de recrearlo?

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: