#95: The Holder of the Purpose

Español: El Holder del Propósito

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de reinserción social que puedas encontrar. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar The Holder of the Purpose. Una mirada de dolorosa depresión cruzará por el rostro del trabajador, se pondrá de pie y saldrá de la habitación. Síguelo por el pasillo. Más adelante, desbloqueará unas puertas de doble cadena, que son la entrada a otra sala. El trabajador no irá más lejos, señalando el interior para que avances, luego regresará a su puesto. Las luces en la sala no parecen estar funcionando .Una vez que estés en el camino, la puerta doble detrás de ti se cerrará de golpe. Oirás el ruido de las cadenas en el otro lado.

Camina por el pasillo oscuro. Parecerá más largo que todo el largo del edificio. Pronto te darás cuenta de los torsos enganchados en cadenas a tu alrededor. A pesar de ello, todavía están con vida; sus gritos rastrillan tus oídos. Ninguna palabra escapa de sus labios, ya que no conocen idiomas, lo único que saben es de dolor. Sus ojos han sido arrancados y lágrimas de sangre corren de ellos. Sus corazones están expuestos y aún laten, incluso con las cadenas de frío metal clavadas en ellos.

Sus brazos terminan en muñones sangrientos a la altura de los codos, y sus cuerpos terminan en la base de la caja torácica. Agitan sus “brazos”, sus cabezas se retuercen, llorando por la liberación de su cruel destino. Unas aves negras, antinaturales, con garras curvas y afiladas, trazan círculos por encima de ellos, haciendo de los encadenados, su alimento. Habrán miles ocupando el recinto. No les tomes atención, y sé lo más silencioso posible. Si se dan cuenta de tu presencia, llorarán a su encargado y te unirás a los “hombres” en tormento eterno.

A medida que avanzas por el pasillo, sus gritos se ahogarán detrás de ti. En el momento que el último grito se desvanezcan, grita: “¡Sólo quiero saber!” Si una figura encapuchada, con enormes y terribles alas negras aparece delante de ti, es demasiado tarde. El encargado de las aves te ha encontrado. La cadena que tiene en sus manos será la cadena de la que colgarás para alimentar a sus hijos. Sin embargo, si un puente se revela ante ti, crúzalo rápidamente. Al otro lado del puente, hay un hombre sin rostro vestido de blanco. Su cuerpo está enfermo y pálido. Tiene un par de balanzas de oro blanco, de un diseño perfecto. La artesanía puesta en la balanza estará más allá de tu comprensión. No mires la balanza. Mira directamente a donde deberían estar sus ojos y haz una sola pregunta: ¿Cuál es su propósito?

Sostendrá su balanza frente a él y te responderá. Su explicación no fue hecha para el oído humano. El hombre sin rostro contaminará y violará tu mente mientras te obliga a comprender la magnitud del universo y todas las cosas, físicas y planas, reales y etéreas. Esta tortuosa prueba rastrillará lo profundo de tu alma y continuará por lo que parecen horas, quizá días. Su explicación te obligará a darte cuenta de lo insignificante que realmente eres, cómo no cambiaría nada en el gran esquema de las cosas si nunca hubieras nacido.

Por un breve momento, entenderás el trabajo y la artesanía puesta en la balanza. Tu mente casi quedará desgarrada por la comprensión de la belleza y la perfección. No tendrás que buscar fuera de ella, pues su atractiva seducción te robará el aliento. A pesar de ello, reúne toda tu fuerza de voluntad y aparta la vista.

Cuando termina de hablar, la mayoría se ha vuelto loco por la explicación exasperante, mientras que otros se hunden en una depresión inconsolable, pues sus palabras hacen eco en sus mentes para siempre. El hombre sin rostro llamará al encargado de las aves. Para estas personas, es su destino unirse al resto en las cadenas, pero si te las arreglas para estar bien, delante de él, mira nuevamente su cara y arrodíllate ante él, y te entregará la balanza.

La balanza es el Objeto 95 de 538. Tiene el poder para pesar un alma contra todas las cosas. ¿Llevas acaso un destino que pueda hacer equilibrio?

3 comentarios to “#95: The Holder of the Purpose”

  1. pero si ya has ido por el Holder del Destino y ya no posees uno, desequilibraría la balanza?

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: