#94: The Holder of the Self

Español: El Holder del Ser Interior

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de reinserción al que puedas llegar. Ve a la recepción y pide ver a quien se hace llamar The Holder of the Self. El trabajador, alzará una ceja observándote, luego, te arrojará lo que sea que estaba comiendo y te llamará idiota. Repite tu solicitud, y él se arrepentirá. Te llevará a un cuarto a una mesa de examinación. Y luego, se marchará moviendo la cabeza, reprobatoriamente, hacia ti.

Quítate la ropa, aunque puedes mantener tu ropa interior si lo deseas. Recuéstate sobre la mesa, los brazos a los lados y las piernas ligeramente abiertas a los bordes de la mesa. En este momento, decenas de manos monstruosas saldrán de la mesa, arañándote con sus uñas irregulares y sucias. Lucha todo lo que quieras, eres de ellos ahora.

Comenzarán a amasar tu piel, empujar y girar, hacer cosquillas y caricias. Surgirán más debajo de ti, presionando tu espalda con sus nudillos. Si en este punto no puedes soportar el tratamiento, si estás demasiado disgustado por sus atenciones, limítate a decir “Yo rechazo esta prueba. Termínenla”. Ellos arrancarán tus extremidades, una por una. Éste será un trato misericordioso.

Sin embargo, si puedes soportar esto, di “Me relajo en su cuidado, llévame al Objeto, oh Holder”. En este punto, cinco brazos saldrán de la mesa. Dos te cubrirán los ojos. Dos aferrarán tu boca y la mantendrán lo más abierta que se pueda. Podrás saborear la sal y la suciedad de sus dedos. La última tendrá un poco de fruta dulce. la pondrá en tu lengua y su jugo se regará en tu boca. Querrás mantener aquella fruta en tu boca por un día y luego empezar a masticarla por el resto de la eternidad. No muerdas. No disfrutes de su sabor. Esto es una trampa. Si te entregas a esta fruta dulce, tu cuerpo será como una fruta dulce para las millones de manos del Holder.

Si pasas esta prueba, serás recompensado. Las manos se transformarán mientras siguen masajeándote. Serán tan suave y delicadas como una joven doncella. Sus uñas perfectamente recortadas y cuidadas. El olor de un perfume elegante flotará suavemente a través de tu nariz. No será muy poderoso, pero será tentador. Oirás un canto desde el interior de tu boca, con una voz que no es tuya. Esto es, la fruta dulce. Ahora se ha secado en una pequeña piedra. Será el canto de los héroes de antaño. Relájate, por ahora, el Holder está contento contigo.

Cuando tu relajación te lleve a un estado de felicidad absoluta, la fruta será retirada de tu boca. Las manos que mantienen abierta tu boca agarrarán tu garganta lo suficientemente apretada que no podrás escapar. Las manos sobre tus ojos se abrirán, pero sólo lo suficiente para ver. Las manos que una vez te acariciaban. te sostendrán con fuerza, casi dolorosamente, serás inclinado a una posición vertical y los muchos ojos del Holder aparecerán en tu limitada visión. Te observarán, algunos con gravedad, otros con enojo, otros con simpatía, y algunos … algunos te miran lascivamente. Dile: “¿Acaso este cuerpo ofende a tus ojos, oh Holder? Tráeme el Objeto” Ora para que esto sea cierto, porque si no, el Holder arrancará tus brazos y ojos, y experimentarás para siempre, la vida a través de él.

Si, de hecho, has ofendido sus ojos, aún puedes considerarte con mala suerte, pues tu búsqueda no se acabará aquel día. De entre tus piernas emergerán un par de brazos, sosteniendo con sus manos una enorme y adornada llave dentada. Te apuñalará en el pecho, y arrancará de ti una luz brillante. La herida en la que se hundió la llave se habrá ido. La llave habrá desaparecido.

La esfera de luz consumirá la llave. Adoptará una forma idéntica a la tuya, y se atenuará hasta mostrar a tu gemelo exacto. Tu gemelo te explicará todo tipo de cosas. Lo que él dirá, nadie puede saberlo. Te hará preguntas, se honesto con él, con detalles precisos y completos. Si deseas reír, ríe. Si deseas llorar, llora. Si estás furioso, grita. No te contengas. Debes centrarte sólo en tu gemelo. No mires a los ojos o las manos, no importa lo que hagan. No hagas caso a los rumores procedentes de las manos en el lado de tu cabeza. Si lo haces, serás aplastado, y tu gemelo beberá tu sangre.

Cuando tu gemelo haya terminado su conversación, volverá a ser una llave. Una pequeña llave. En ese momento, las manos a los lados de tu cabeza dirán: “Habla, pues te has enfrentado a ti mismo”. Haz una sola pregunta: ¿Quiénes somos para Él?

Las manos aún estarán sosteniéndote el cuello. No serás capaz de mover la cabeza. Las manos se cerrarán en tus ojos y boca. Serás incapaz de hablar o ver. Las otras manos extenderán tus brazos y piernas lo máximo que puedan. No serás capaz de moverte. Sentirás algo viscoso deslizándose por el interior de tus muslos. No debes protestar. En ese momento, el Holder describirá cada cosa mala que Él le ha hecho a la humanidad y todo el mal que le va a ocasionar.

Describirá con gran detalle cómo cada uno de los Objetos se usarán para descubrir y crear nuevos males, para realizarlos y ponerlos en práctica. Luego describirá, para tu horror, los resultados de estos males. Te dirá los cuentos de los inicios de la humanidad, como pasará el resto de la eternidad, recreando su obra, mientras la humanidad se retorcerá en agonía más allá de todo infierno imaginable, multiplicado entre sí. Y luego, más allá de todo, te dirá de las abominaciones reservadas por Él para ti, y para los inocentes, a los que una vez tuviste gran estima. Entonces, te dirá lo que la humanidad significa para Él. Este conocimiento puede causarte la muerte.

Sin previo aviso, las manos se estirarán, desgarrándote. Entonces doblarán cada una de tus articulaciones hasta que estés enrollado como una bola. Tirará, estirará y girará tu cuerpo en todas direcciones, y tu cuerpo gritará de dolor cuando el Holder descubra nuevas formas de retorcer tu cuerpo sin destruirlo. Luego te tirará al suelo.

Estarás completamente vestido, y en tu bolsillo habrá una pequeña llave dentada, adornada, la Llave del Ser Interior. Descubrirás las verdades internas de cualquier persona u objeto que apuñales con él. Puedes irte en cualquier momento.

Esa llave es el Objeto 94 de 538. Puede que nunca descubras la verdad de los Otros.

9 comentarios to “#94: The Holder of the Self”

  1. JAJAJA ni siquiera dice que despues de hacerme bolita y me tira al piso vuelvo a la normalidad, que creen que se convierta, en un armadillo

  2. Ixanuke Says:

    Creo que cada holder es más violador que el otro…osea, desde que una chica te bese hasta que miles de manos comienzen a manosearte… No quiero ni imaginarme que pasara en los holders numero 400 o mas…

  3. Anónimo Says:

    A excepción de lo viscoso en los muslos éste es el holder más fácil xD

  4. Nightmare's Guribe Says:

    Que sera eso viscoso que sentiras entre tus muslos? :’v

  5. Anónimo Says:

    Que paliza te da este holder O_O

  6. el camino se va volviendo más oscuro

  7. Anónimo Says:

    :U

  8. Anónimo Says:

    :v

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: