#80: The Holder of Extravagance

Español: El Holder de la Extravagancia

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier escuela o universidad grande que puedas encontrar. Después de localizar el mostrador de recepción, camina hacia él y pide ver a alguien que se lo conoce como The Holder of Extravagance. La recepcionista se mostrará imperturbable, incluso un poco aburrida, como si esa pregunta se hubiera vuelto tan común como para convertirse en rutina.

Cansada, se levantará y te llevará por los pasillos del edificio. Verás muchas docenas de objetos ilimitadamente fascinantes y llamativos, pero no debes detenerte o disminuir tu marcha para examinar cualquiera de ellos, pues el grupo de “estudiantes” que te ha estado siguiendo tendrá la oportunidad de saltar sobre ti, y nunca verás el exterior otra vez. En su lugar, concéntrate en seguir a la recepcionista.

Finalmente, llegarás a una puerta y ella hará un gesto para que ingreses. Hazlo, y se cerrará la puerta detrás de ti. No trates de abrirla, pues los “estudiantes” mencionados anteriormente, esperan del otro lado.

Te encontrarás en el salón de clases de Historia, pero será más aburrido que cualquier otra clase en la que jamás hayas estado. No hay carteles en las paredes, los estantes están desprovistos de libros, y hay muy pocos pupitres y están vacíos. Una profesora está sentada en el escritorio al frente de la clase, lleva un traje gris claro, y está clasificando unos papeles. Todo esto hará que te dé mucho sueño y quieras dormir, pero ten cuidado, si lo haces, tendrás pesadillas que no tendrán fin. Tampoco interrumpas a la profesora en su labor, ella se siente sobrecargada de trabajo para lo que recibe como pago, y si la molestas, podría colapsar.

En cambio, ármate de valor y toma asiento. Tercera fila desde la puerta, segundo asiento. Sentarte en cualquier otro lugar llevará a tu inminente desaparición en los eventos subsiguientes. Escucharás sonidos del otro lado de la puerta, producidos por los “estudiantes” que van llegando. No dirijas tu mirada en dirección a la puerta, ni a los seres que van entrando, ninguno de los “estudiantes” quiere hacerse notar, y todos ellos ya están atrasados. Simplemente mantén tu mirada fija hacia adelante.

De alguna manera, todos ellos lograrán sentarse sin que la maestra se dé cuenta, y empezará la clase. Tan dolorosa en su descripción, escueta, estricta, sin adornos de enseñanza.

Un cuaderno y un lápiz han aparecido en tu escritorio, rápido, empieza a tomar notas, antes que la maestra se dé cuenta y te repruebe. Y no querrás perder esta clase, créeme. Los hechos son tan descriptivos que duelen, pero no debes por ningún motivo interrumpirla.

Después de un momento, anunciará una prueba. Acéptala. Estará escrita en un idioma que parece de otro planeta, y sobre lugares y personas a las que no creo que jamás hayan existido. Mantén la calma, escribe tus notas sobre las primeras preguntas. Al llegar a la pregunta cuatro, toca suavemente el hombro del chico que está delante tuyo, sigilosamente, no querrás que la profesora se dé cuenta, pregúntale: ¿Cuándo estaba destinado a suceder?

El chico, mirará nerviosamente a la maestra, a continuación, hará garabatos en un trozo de papel y te lo pasará. Léelo de forma rápida y memoriza lo que dice, es la ubicación, en detalle, del Objeto escondido. Pero en el momento en que quites tu mirada del papel o intentes moverte, verás que la profesora te habrá descubierto y se desatará el infierno.

La sala, de repente, se vestirá de la mayor opulencia que jamás hayas visto, y los estudiantes y la profesora, revelarán su verdadera forma. Terroríficos a la vista, pero debes saber que tienen las mismas fortalezas y debilidades que los humanos normales.

En toda la escuela, la ilusión se ha roto, y tendrás que alcanzar el Objeto, dondequiera que esté, antes que los estudiantes logren atraparte.

Usa cualquier método que se te ocurra para alcanzar el Objeto: violencia, asesinato, engaño, no hay nada prohibido y nada es sagrado. No habrá repercusiones, pero si las hubiera, no serían por ningún motivo; peor es lo que sucederá en caso de que los estudiantes te atrapen. Ve hacia la ubicación que memorizaste y verás el Objeto, pues salta a la vista entre la opulencia: un paquete del tamaño de una lata grande de sopa, envuelto con un papel marrón y atado con una cuerda. Un sobre de papel está atado también a la cuerda. Tómalo, a continuación, busca el baño más cercano. Abre tu camino hacia él, y luego cierra la puerta.

La puerta se bloqueará, y se mantendrá así, pero no por mucho tiempo. Rápidamente, toma el sobre y deslízalo bajo la puerta, el sobre es lo que los atrae. Verás que el baño tiene tres lavabos, abre la llave del agua caliente en dos de los sumideros y la del agua fría en el otro. Luego, dirígete hacia las máquinas secadoras de manos. Hay tres. Respira profundamente, y, con un golpe fuerte, presiona el botón de la máquina que prefieras.

Todo se volverá negro por un rato. Si has pulsado el botón equivocado, la oscuridad se desvanecerá, sólo por un momento, para que puedas ver lo que los estudiantes están a punto de hacerte. Nunca es igual, pero siempre es un dolor insoportable, y no podrás mantener la cordura el tiempo suficiente para presenciar tu muerte.

Pero si has pulsado el botón correcto, despertarás tumbado en el suelo de una parada de autobús de una carretera, que está a media milla de los límites de la segunda ciudad más grande que hayas visitado. Siéntate, frota tus ojos. Estás solo, y por el momento, seguro.

Desenvuelve el paquete, tiene un sorprendente número de envolturas.

Sigue desenvolviendo hasta que encuentres una envoltura de papel de regalo verde. Detente en este punto y mira a tu izquierda, verás un encendedor barato sobre un banco, junto con suficiente dinero para tomar el autobús a la ciudad.

Tómalos, y guarda el dinero en el bolsillo. Haz una pila con el papel marrón y quémala. La envoltura verde protegía el Objeto de la envoltura marrón y no querrás que ésta exista cuando finalmente descubras lo que hay dentro.

Cuando la pila no sea más que ceniza, desenvuelve la capa final y tírala a la basura. Ahora sostienes una batería de un extraño color dorado. Levántate rápidamente, el autobús se acerca, y no querrás verte como un bicho raro, sentado en el suelo en lugar de estar sentado en la banca.

La batería es el Objeto 80 de 538. Nunca se agotará, pero si la pones en algún dispositivo, dicho dispositivo no funcionará con ninguna otra batería, salvo aquella.

10 comentarios to “#80: The Holder of Extravagance”

  1. Anónimo Says:

    Este holder es el más interesante que he leído. Se siento extrañamente emocionante.

  2. Chola Cholita Says:

    Nada…

  3. no puedo creer lo que me paso yo me dormí h soñé que estaba en la escuela y estaba tomando notas salí y me fui por callejones y escuche una voz casi como un susurro que me dijo que tenia 80 objetos entonces algo me estaba persiguiendo parecía una sombra y ahí me desperté tenia curiosidad, asi que quise buscar investigar el holder resguarda el objeto 80 y para mi sorpresa era que se hacia en una escuela y estoy algo confundido??

  4. yo me quede dormirda y soñe que un niño se me acerco tenia manos negras y un arañones en la cara tambien de su cabello salian gotas de sangre :c tengo miedooooo

  5. Anónimo Says:

    los que son en escuelas… pueden ser en mi propia escuela¿😄

  6. Anónimo Says:

    Sentia que me dormia al momento de leer y me dio escalofríos el cerrar los ojos =S teniendo la sensación que algo me atrapabao_O

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: