#65: The Holder of Agony

Español: El Holder de la Agonía

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de reinserción social al que puedas llegar. Al llegar a la recepción, pregunta por quien se hace llamar The Holder of Agony. El trabajador, abrirá sus ojos en sorpresa, como si no entendiera por qué reconoce el nombre. Murmurará por un momento, pero luego su expresión facial cambiará a un elaborado, surcado, pensativo ceño.

Se estremecerá, girará y se negará. Debes insistir, nuevamente y seguir pidiendo por ver al Holder, con voz tranquila y suave, incluso si llora o grita. Eventualmente, la vida dejará sus ojos, y te llevará, con un andar pesado, a una habitación, aparentemente sin numeración, justo al final del pasillo.

El trabajador abrirá la puerta por ti. Tan pronto como entres al oscuro cuarto, te dará una fuerte patada en la parte baja de tu espalda, arrojándote a la habitación. Hagas lo que hagas, no pares o te gires a mirar al trabajador. Por favor, confía en mí.

La habitación olerá simultáneamente a toallitas con alcohol sanitario y al sabor metálico de la sangre. No te será posible ver nada, hasta que la puerta por la que entraste sea abierta, y la luz gris de afuera ilumine a una desgarbada figura encapuchada, que entra a la habitación. Cuando la puerta se cierre, todo estará más oscuro que antes.

Inmediatamente, sentirás a la figura encapuchada presionarse a sí mismo contra tu cuerpo. Su esquelética figura presionará tus costillas y estómago, mientras dice: “Te conozco”. Su voz se hará sentir a través de todo tu cuerpo, y sentirás cada tipo de molestia, como la sensación cuando te sientes observado, siendo acosado, o cuando tu pierna se duerme, o cuando sientes mareos, nauseas, impaciencia. Permanece perfectamente de pie e inmóvil. No hagas ningún sonido, excepto para preguntar: ¿Por que están Ellos en agonía?

Dará una respuesta, en un desgarrador silbido gutural, “Esperaré aquí, por toda la eternidad, y cada noche, te mutilaré, violaré, y asesinaré”. No tendrás tiempo para ponerte a salvo o pensar, y especialmente, no tendrás tiempo para moverte, antes de que sientas una filuda cuchilla en tu abdomen, que sale por tu espalda. Sentirás su áspera superficie, cortando tus órganos. No te muevas. No hables, No grites.

La voz continuará: “Asesinaré todo lo que amas, y les haré ver que tú los asesinas. Arruinaré todo lo que tú encuentras hermoso. Retorceré tu mente hasta que la tengas grotesca y pervertida como la del resto de nosotros”. No parará, así como el intenso y ácido dolor a través de tus nervios por la cuchilla en tu abdomen. El dolor podría parar tu respiración y tal vez, tu corazón, pero debes permanecer perfectamente quieto. Más hojas se clavarán en tu cuerpo, en lugares suaves, en lugares imposibles, y la voz seguirá con su silbido gutural; su tortura, es de una forma tan inhumanamente creativa y meticulosamente desalmada, que estarás en peligro de perder tu mente.

La quietud es tu única defensa. Si te mueves, las cuchillas crecerán en número de uno a cinco a treinta, a cien o a mil, si es que tienes alguna oportunidad de contar, desgarrarán en cualquier dirección, forzando a cada trozo de tu carne y nervios a permanecer consciente y alertar el sentir cómo se desgarran una y otra vez por siempre. Permanece inmóvil, aunque tu cuerpo entero esté sacudido por una agonía que posiblemente no exista; preferirás serpientes mordiendo tus ojos u hojas de afeitar cortando tus nervios.

Debes escuchar la voz con cuidado, pues finalmente, dirá una de dos cosas:

Si dice: “Esta gloria está reservada para aquellos que se han probado a sí mismos”, entonces sólo puedo ofrecerte mis condolencias. Tu eterno sufrimiento será tan increíblemente horrible, que toda persona en la Tierra que haya visto tu rostro o escuchado tu nombre tendrá pesadillas de tu agonía, incluso después de haber pasado a la otra vida en el cielo o en el infierno. Tu alma será una cáscara desperdiciada.

Si dice: “Tu existencia entera está al margen de esta agonía”, debes responder rápidamente y con seguridad: La agonía nos llena a todos hasta que haya dejado de hacer daño. Por cada segundo que tomes en responder, por causa del increíble dolor, sufrirás otra dolorosa, única e inenarrable agonía. Y si ya no puedes hablar, nunca vivirás otro momento sin tortura, y cada día que consideres el más doloroso, comparado con la tortura del día siguiente, sólo será el cosquilleo de una pluma.

Si respondes correctamente, el dolor y el silbido cesarán, y sentirás a la figura, una vez más presionándose en ti, desmoronándose en nada. Levanta la capucha y encontrarás una bolsa de cuero. Ábrela sólo si quieres saber como sería el mundo cayéndose en pedazos por una plaga que incluso el Infierno no perdonaría.

Este polvo de tu torturador es el Objeto 65 de 538. No corras, o nunca lo sabrás.

6 comentarios to “#65: The Holder of Agony”

  1. otra búsqueda donde no es claro lo que sucede después de conseguir el Holder…si hay alguna vuelta a la realidad

  2. Este es el unico objeto hasta ahora practicamente imposible, a menos que tengas el sindrome de Riley-Day no hay manera de quedarse inmovil con una espada atravezada en el abdomen, ni mucho menos de hablar claramente /:

  3. ”no corras, o nunca lo sabras” a que se refiere? :c

  4. “Hagas lo que hagas, no pares o te gires a mirar al trabajador. Por favor, confía en MÍ…”

    WTF!! Y quien eres TU??

    • Anónimo Says:

      Yo soy mas de lo que tu mente puede creer.-

      • Raquel Says:

        No lo eres, no eres YO el YO no existe… El MI es una ilusión y el TU una suposición, todo en conjunto crea una realidad inexistente en la cual sus juegos no poseen ningún sentido

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: