#52: The Holder of Disgust

Español: El Holder del Asco

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de reinserción social en el que puedas llegar por ti mismo. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar The Holder of Disgust. La cara del empleado se tornará un poco verde, se disculpará e irá al baño más próximo. Una guardia aparecerá a tu lado y te pedirá que la sigas, obedécele, por ahora.

Te llevará a una puerta con un número en ella, posiblemente recordarás haber visto esto antes, casi como si hubieras estado ahí hace mucho tiempo atrás. No voy a decirte cuál debe ser el número de la puerta, pero si no es el correcto, tu destino será de eterno dolor y náuseas. Si el número es el correcto, te encontrarás en una habitación que se parece mucho al estómago de una persona. Verás comida ser digerida, vagando en las vías del ciclo digestivo. Será mucho más horrible de lo que algunas vez te hayas imaginado.

Simplemente espera hasta que veas una puerta caer en la habitación, luego entra por ella. Si no puedes entrar por ella, entonces serás lentamente digerido, como todo lo demás en aquel lugar

En caso de que hayas logrado entrar por la puerta, te encontrarás en una habitación con paredes de un blanco puro. Es una de las pocas cosas que no vuelven loco al Holder. Tú, sin embargo, no eres de esas pocas cosas, así que prepárate para correr tan rápido como sea posible si es necesario. Acércate a la chica que está el centro de la habitación y pregúntale: ¿Qué consideras puro?

Ella te mirará con la boca abierta, tratando de hablar. Pero será incapáz y en su lugar, vomitará sobre el piso. Cierra tus ojos todo el tiempo mientras escuchas como ella vacía su estómago.

Cuando ya no escuches nada, abre tus ojos y camina hacia donde estuvo la chica. Toma las píldoras que están allí.

Estas píldoras son el Objeto 52 de 538. Tomar una te hará desaparecer de la misma forma en que la chica lo hizo.

3 comentarios to “#52: The Holder of Disgust”

  1. No creo que mueras, parece que, más que otra cosa, desaparezcas, como lo que hace el frasco del caos (Holder #22), pero de forma más dolorosa.

    • Es similar a las pildoras de cianuro para que no te hagan prisionero de guerra.

      Prefiero eso a cualquier dolor infinito y eterno que causan las criaturas del camino en cualquier busqueda de un objeto.

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: