#50: The Holder of the Afterlife

Español: El Holder de la Otra Vida

Este viaje no es para los de corazón débil, ni para los retorcidos y llenos de maldad. Yo controlo las vidas de todos los hombres, y de esos que son… inhumanos… Si todavía deseas buscarme, estate advertido que no puedes realizar esta búsqueda más de una vez.

Irás a cualquier morgue, en cualquier ciudad, estado o país. Pregunta a cualquier funerario ahí por ver a su más reciente “cliente”. Si una mirada de disgusto llegara a cruzar su rostro, agradécele por su tiempo, haz una reverencia, date vuelta y vete caminando pacíficamente de allí. Sé cuándo llegará tu tiempo así como sé el de los demás, y ese no será el momento para ti aún.

Si una mirada de comprensión se posa en su rostro, dejará la habitación y regresará con un gran, largo cuchillo culinario francés, dos agujas quirúrgicas con hilo y una barra de oro. También traerá un cuerpo fresco y un libro de medicina.

Pon las agujas en el carrete, clava el cuchillo sobre la cabeza del cuerpo y mantente mirando al rostro del cuerpo con la barra de oro en tu mano (haz lo que desees con el libro, es sólo un libro). Debes esperar hasta que el funerario deje el cuarto, lo que podrá tardar un rato. Antes de que se vaya, mencionará el nombre científico de un sitio en el cuerpo, y se irá.

No hagas nada hasta quedar completamente solo. Cuando sea así, busca en el libro por el lugar en el cuerpo y usa el cuchillo para abrirlo. Pon la barra de oro en ese lugar y cúralo. Sólo una de las agujas removerá completamente la cicatriz, así que escoge sabiamente. Haz todo esto manteniendo una expresión estoica en tu rostro. Tras haber completado tu tarea, el cuarto quedará en la penumbra, y deberás gritar en voz clara: ¿Lo ves? He preparado un regalo para ti, toma lo que te pertenece. Entonces yo apareceré en toda mi asombrosa gloria, y juzgaré.

Si tuviste alguna reacción en cualquier momento, desde la partida del funerario hasta que las luces se perdieron, o la cicatriz sigue allí, tu alma será mía para tomar como un obsequio, y tú también serás llevado a mi guarida. Si tu rostro se mantuvo estoico en todo el proceso, la cicatriz sanó, desenvolveré mi presencia con mi gran guadaña, buscando la barra. Permanece completamente sin expresión o te decapitaré, fallando en tu búsqueda como ya otros lo han hecho.

Cuando la encuentre, sonreiré. Y cuando sonría, una luz destellará y la habitación reaparecerá, sorprendentemente diferente. La describiré para prepararte.

La habitación estará construida a base de niños muertos, con las cuencas de sus ojos vacías, y torrentes de sangre fluyendo por sus bocas. Estarán pegados juntos con una sustancia negra que lentamente les recubre. Se retorcerán y gritarán por sus padres sin parar en ningún momento. Tú no podrás cerrar tus ojos, ni mostrar emociones, o te juzgaré como no merecedor y te llevaré con Tartarus.

Habrá un bebé frente a ti, muerto, normal, con un escalpelo en su cabeza; quizá le reconozcas.

Después de medio minuto de este horror, si permaneces cuerdo, será tiempo para la tercera prueba.

Una oscura y retorcida versión de tu mundo aparecerá, habitada por los condenados. Cuando entremos en escena habrá un extraño, llano campo de rocas, con un pilar de 90 centímetros en el centro.

Te arrojaré un cuchillo negro grabado con símbolos. Deberás apuñalar la punta de tu dedo índice con él, pero siéntete agradecido de que he reducido el dolor que podrás sentir. Aunque la sangre nunca se coagulará en el dedo, no te quedarás sin ella, pues estás en mis dominios.

Después de eso, deberás dibujarme un pentagrama con una circunferencia de 150 centímetros de diámetro, con la punta de la estrella apuntándome a mí. Asegúrate de hacerlo bien, soy un juez despiadado.

Al terminar, veré tu trabajo. Una de dos cosas pasarán:

Me giraré y cerraré mis ojos disgustado. Si esto pasa, el pentagrama se prenderá en llamas, y la sangre que esparciste por el terrero arderá, así como la que todavía permanece en tu cuerpo. Quedarás atrapado en tu propio pentagrama, con tus venas quemándote por la eternidad en un agonizante dolor que jamás acabará…

…O me gustará tu arte y sonreiré. Me volveré a ti y te sonreiré. Mis ojos se ennegrecerán y de mi boca saldrán pútridos zarcillos formando una espantosa sonrisa en mi rostro. Te darás cuenta que lo mismo está pasando contigo, y que te he infectado con mi virus.

Cuando el Ennegrecimiento de tu cuerpo se detenga, será ahora de noche y deberás posar tu mirada en el pentagrama. Una audiencia demoníaca te estará observando, y tienden a desgarrar en pedazos a las personas que les miran. Bailarán a tu alrededor en una ráfaga diabólica, incitándote a verles, burlándose de ti, maldiciéndote a su gusto. Si permaneces calmado, se retirarán. Cuando lo hayan hecho, la oscuridad caerá en el lugar, y de inmediato, cierto número de candelas se encenderán a lo largo del pentagrama; cuenta y recuerda ese número, te servirá al final.

La luz volverá y serás regresado fuera de la morgue, cerca del mediodía. El corte en tu dedo habrá sanado y serán el número exacto de las candelas que dictarán cuántos días han pasado. Notarás un líquido oscuro en la tierra frente a ti, y adhiriéndose a tus prendas. El virus te ha seguido. Ahora posees el poder de convocar al Ennegrecimiento a voluntad, el mismo que viste en mi rostro durante la tercera prueba. Todo aquel que cruce su mirada contigo cuando le invoques, será consumido lentamente por el Ennegrecimiento también. Por el virus. Cada vez que lo llames, sentirás el dolor que sentiste en tu dedo, en todo tu cuerpo, incrementado diez veces. No perderás el conocimiento, pero el dolor será inaguantable.

Esta enfermedad es el Objeto 50 de 538. Con ella, podrás traer el Ennegrecimiento a cualquiera, incluso a los inmortales…

13 comentarios to “#50: The Holder of the Afterlife”

  1. es interesante, dejando de lado la comparación, es un “arma” que te permitiría acabar con lo que sea, dioses, hombres, demonios, no al instante, pero sí efectivamente, el coste es un dolor inimaginable, pero, a cambio del poder de aniquilar un inmortal es nada.

  2. Manfred Vega SS Says:

    Otaku Detected xD

  3. El Bebe no era el Objeto Numero 1?

  4. Que historia tan amateur, este tipo mínimo paso la clase de gramática a lo mucho con un siete, pero “Tartarus” ¡por favor!, si no jugó “Halo 2” en algun momento de su vida es entonces un escritor de imaginación endeble y mucha coincidencia, deteste su redundancia.

    xD!!!

    • con tartarus supongo que se referia a tartaro del griego tartarus. mitologia griega

    • SeekerAnónimo Says:

      Se nota que no es como las demás. Este y su Holder anterior tienen demasiados tópicos, como la figura de la muerte. Y que el propio Holder narre la historia es algo que al menos a mí le resta puntos. Es como si el propio Slenderman escribiera sus propios creepypasta. La gracia está que estas historias son como una guía imparcial de un desconocido, el cual ofrece una información vital a los Seekers. Y la inclusión del objeto del Holder de la Vida es un sinsentido. Al menos en otros Holders tienen una relación interesante.

      • Anónimo Says:

        A la vez, al ser el Holder el que lo narre, puede estar engañando, ellos haràn lo que sea para mantener alejados a los Seekers de los objetos.

    • Raquel Says:

      Aunque el tártarus sea correcto de usar, es una palabra un tanto graciosa y poco convincente en un relato de éstos. Tal vez “Las profundidades del averno” o “El ardiente infierno (agregando un poco de humor, aunque sé que con ésto lo arruino XD)” hubieran servido mejor

  5. Anónimo Says:

    Mmm…. Si se piensa bien es como el amateratsu pero en vez de fuego es una enfermedad hehehe

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: