#44: The Holder of War

Español: El Holder de la Guerra

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a una institución mental o centro de reinserción social a donde puedas llegar por ti mismo. Mira hacia el techo con una expresión de aburrimiento mientras caminas hasta el mostrador, y con una voz que suene como a medio camino en todo el mundo pregunta por The Holder of War. Recibirás un ligero golpe en el hombro; ya puedes mirar hacia abajo. El encargado sonreirá cortésmente y empezará a caminar, dando un discurso que suena casi mecánico, que describe la historia del asilo. No reacciones a su discurso, el cuál es increíblemente sangriento y muy gráfico; si reaccionas en este punto, ganarás un viaje de ida al infierno.

Después de algún tiempo de caminata, llegarán a una puerta tallada de madera de caoba y oro. Párate delante de ella. Mantén la expresión de aburrimiento en tu rostro, posiblemente añadiendo una sonrisa en blanco, no reacciones cuando el trabajador agarre tu camisa por la espalda, o cambiará su humor y tú perderás tu cabeza.

El trabajador te hará pasar por la puerta, y oirás que la cierra de golpe detrás tuyo. Estás, ahora, en lo que podría haber sido una tierra fértil, pero ahora está asolada; un campo de batalla. Soldados vestidos de dos colores: un sucio y horriblemente brillante blanco y un repugnante negro. Están batallando en todas las posibles formas más horribles, peleando con fusiles, cañones, espadas, arcos, todas las armas de guerra que han existido desde el inicio de los tiempos.

No llames la atención en este campo de batalla, o los soldados sentirán tu presencia, interrumpirán sus peleas, y girarán hacia ti con un odio feroz, porque eres por lo que han estado luchando, y en su mente febril, enloquecida por la batalla, eso significa que tú eres la causa de todos sus derramamientos de sangre.

Además, no trates de volver por la puerta. Se ha caído en el piso de barro, empujada por un soldado de infantería armado con un rifle gritando. Si dejas sacar lo mejor de ti, te rasgará en pedazos en cuestión de segundos, pero se las arreglará para no matarte. El dolor de esta experiencia, conducirá, sin duda, a lo que queda de tu mente a la locura.

En su lugar, abandona tu expresión de aburrimiento y pon una expresión sombría y de determinación en tu cara. Camina mesuradamente, con marcha tipo militar, recto hasta que veas una estructura de tres pisos de altura, de hormigón, que podría haber sido un búnker de mando. No des la vuelta mientras caminas, la armada ha llegado al campo, no cambies tu ritmo ni tu paso, o los tanques te destruirán.

Una vez que has entrado en el búnker, no respondas a nadie que te haga una petición o trate de hablar contigo, no importa lo desesperado que parezca. Cada uno de ellos piensa que eres el enemigo, y al momento que respondas, serás recompensado con un cuchillo en la cara. En su lugar, sigue recto hasta la escalera delante de ti, hacia el segundo nivel del búnker. A medida que subes las escaleras, un estruendo se escuchará detrás de ti, esa es la puerta de sellado contra el fuego y el desprendimiento de ataques lanzallamas.

En el segundo nivel, sólo hay un hombre, sentado en un escritorio, gritando en un teléfono. Las escaleras hasta el tercer nivel son una masa de hormigón trenzado. El hombre en el escritorio lleva las estrellas de un general, pero no parece darse cuenta de que el teléfono, así como todo en aquel nivel, están muertos.

Acércate a él, salúdalo, y en tu mejor voz de militar, gritar “¡Señor!” Él te mirará. Si piensa que no eres digno de su ejército, poco a poco te desollará con sus manos, y te unirás a él en su muerte próxima. Pero si piensa que eres digno, hará un gesto y te mirará. No le gustan los vagos, por lo que rápidamente haz la pregunta. Lo único que va a responder es: ¿A dónde voy, Señor?

Él te responderá con tanto detalle, con tales horribles detalles, que te verás tentado a estrangularlo. No intentes hacerlo, él es un experimentado luchador, más de lo que jamás podrías pensar, y romperá tu salud. Cuando termine, él dirá “¡Descanso!”, y te entregará su pistola. Esta es su señal para soltar saludo. Toma la pistola y ponla en su funda, si no tenías una antes, la tendrás ahora.

Una explosión destruirá la pared del fondo y atomizará al general. A través del agujero que se ve, verás en el horizonte, la forma larga y delgada de un misil que se aproxima.

Cierra los ojos con fuerza y no los abras por nada. Los sonidos de la horrible batalla desaparecerán, y, desde el silencio, sonará un solo disparo. Abre los ojos.

Estás de pie en medio de un campo de trigo. De alguna manera, sabes que aquí es donde la terrible batalla se llevará a cabo. Y también sabes, de alguna manera, que estarás en lugar del general.

La pistola que se te ha entregado es el Objeto 44 de 538. Aprende a usarla. Si realizas el último disparo en el momento adecuado, evitarás la suerte del general. Si no, te unirás a él.

7 comentarios to “#44: The Holder of War”

  1. Ya tienes dos armas, supongo que la municion de la pistola la necesitaras en el fusil

  2. Anónimo Says:

    Puede ser que la última bala de esta pistola sea lo que destruya todos los objetos una vez se junten?

  3. Manfred vega SS Says:

    -Como diablos vuelvo al mundo real…? Osea afuera de la institucion…? Supongo que al ganar la gerra…? O al dar de forma correta el ultimo disparo…? Talvez otro Holder nos de las respuestas…

    • El campo de trigo está en el mundo real, la batalla ocurría en este universo, pero en el futuro y ese general era una versión de ti que no pudo evitar su dstino

  4. esto se une a las balas ilimitadas

    • Claro, pero era de la Puntería, se supondría que, aunque tengas balas infinitas, una sola bastaría para dar en el blanco-

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: