En el espejo

Lo que les voy a contar a continuación le pasó a un amigo mío, y quiero aclarar de antemano que él no está loco, ni tiene problemas mentales de ningún tipo.

En contra de todas las normas del Feng Shui (en las que tanto él, como yo,  no cree) él tiene un espejo enorme colocado al pie de la cama, sobre la pared, encima del televisor. Una noche, él abre los ojos, según recuerdo, quería ir al baño, y mira de reojo que desde el espejo, hay un collage de caras desfiguradas, de aspecto asqueroso, horrible, como si les hubieran cortado la piel quirúrgicamente, y las hubieran estirado, y tuvieran algún tipo de vida siniestra, todas juntas, una contra otra, viéndolo con atención.

Él salta de la cama, grita, prende las luces, obviamente desde aquí ya no ve nada más, y como la mente viaja a la velocidad de la luz, él recuerda que muchas veces la mente le juega jugarretas a uno, por ejemplo, él sabía de una señora que una vez creyó que tenía una cucaracha gigante en su pieza, pero al día siguiente se dió cuenta que esta cucharacha no era otra cosa más que la consecuencia de la mala costumbre de quedarse dormido con el televisor encendido. ¿Por que? Porque vio una publicidad de un spray, y en algún momento reconoció al insecto, cuando uno de estos caminaba por el lente de la cámara.

La mente puede jugarnos bromas muy pesadas y muy crueles en la frontera que hay entre estar despierto y la vigilia. Hay algo que se sale de control en la conciencia, que no entendemos, y mi amigo pensó que se trataba de eso, con toda la razón, pero esto no le quitó el susto, su corazón le latía muy rápidamente.

De más está decir que no pudo volver a dormirse hasta que amaneció, y se quedó viendo la televisión. Y también se quedó mirando de rato en rato el espejo, con un gran resentimiento. Él es una persona muy lógica, y como toda persona lógica se guió por sus instintos inteligentes. Él quitó el espejo, pero no por ninguna superstición, o al menos eso es lo que él quería pensar, él simplemente lo quitó porque no quería condicionar a su cerebro para que le volviera a jugar una de estas jugarretas tan horribles. No fuera que otra vez se despertara en la noche con ganas de ir al baño y viera de nuevo la misma imagen, más cuando se había pasado todo el día pensando en ello. Así que descuelga el espejo, y lo pone en el último rincón de la casa, de cara a la pared, apoyado en el suelo.

Cual es su sorpresa que él se vuelve a despertar en medio de la noche. Lo primero que hace, con mucho miedo, es ver sobre el televisor y ve que ya no está el espejo allí, no hay nada, y se fastidia y se pone muy bravo porque piensa que es un niño que ya se condicionó. En verdad el susto había sido muy fuerte, recuerdo que me dijo que de tener 20 años más se habría muerto del infarto ahí mismo, en el acto, sobre la cama.

Pasa el tiempo, no duerme bien, hasta que un día explota, grita, llora. Cuando finalmente logran tranquilizarlo, y logra también articular su historia, él hasta el día de hoy jura que fue verdad. Él se estaba bañando, el agua era caliente, el vapor subía, impregnando todas las superficies vidriosas. Sale de la ducha, se seca la cabeza, levanta los ojos y ve que sobre el espejo del baño hay un mensaje escrito con lo que parece a dedo, sobre el vapor condensado, que dice: “Extrañamos verte dormir”

¿Algo que decir? Hable ahora o calle para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: